Kymco K-XCT 300i ABS

Kymco K-XCT 300i ABS

Jose María Marfil

16 votos

Diablillo sobre ruedasver galeríaKymco K-XCT 300i ABSFotos: Félix Romero

Hoy probaremos a fondo el Kymco K-XCT 300i en versión ABS. Hermano del Super Dink, este K-XCT se dirige a scooteristas con un estilo de conducción dinámico, por no decir deportivo. Y es que por su agilidad, frenada y contundente aceleración es un auténtico diablillo. Un scooter con picante.

El rendimiento de su motor es de lo mejorcito que vas a encontrar en su categoría. Abriendo a fondo desde parado su aceleración te hace pensar en un motor de mayor cilindrada. Incluso los golpes de gas en recuperaciones a velocidades medias (60/90 km/h) sorprenden por la “patada”. Hasta 120 km/h, su capacidad de reacción te permitirá tratar de tú a tú a los coches en la autopista. Para desplazamientos interurbanos por vías rápidas creo que no necesitarás mucho más. Con el gas a fondo, llegué a ver los 150 km/h -de marcador- antes de cortar y todavía le quedaba un poquito más de fuelle hasta el corte. El motor anda.

La estabilidad en línea recta a “alta” velocidad es más que satisfactoria teniendo en cuenta su llanta de 14’ y la corta distáncia entre ejes. No hay meneos ni flaneos como sucede en algunos GT. La rigidez del chasis y la serenidad de la horquilla rinden aquí sus frutos.ver galeríaKymco K-XCT 300i ABS

El único punto débil circulando por vías rápidas es la protección aerodinámica. La pequeña cúpula, para mantener la estética “deportiva”, no impide que el aire contacte de forma directa en tu pecho. Las manos tampoco se salvan y el poco espacio en la plataforma no me dejó esconder las piernas todo lo que me hubiera gustado. Si entre tus prioridades está la protección aerodinámica, será mejor que busques acomodo en un GT.Sorprende gratamente por su precisa y rápida dirección

Su entorno preferido son las carreteras repletas de curvas. Su precisa dirección, la rapidez con la que cambia de sentido y la facilidad con la que te deja rectificar la trazada en mitad de la curva –tratándose de un scooter-, me han sorprendido gratamente. Consulto los datos técnicos y veo que su geometría es casi de moto –distancia entre ejes de 1450 mm y avance de 107 mm-. Además, la horquilla, con un tarado consistente y un hidráulico que acompaña, ayuda a incrementar la sensación de obediencia por carretera. Solo cuando nos encontramos con el asfalto rizado o bacheado, aparecen los problemas. Las suspensiones son duras –sobre todo la trasera- y pueden llegar a descolocarte un poco de la trazada. Pero eso sucede yendo a un ritmo que empieza a ser serio para un scooter.

Abriendo gas a la salida de las curvas, el variador reacciona con suavidad. No quiere asustarte, se reserva la patada final, la traca, para cuando te acercas a los 65/70 km/h. Si la carretera es muy revirada, llega antes la siguiente curva que el tirón. Pero, en cualquier caso, no te aburrirás.ver galeríaKymco K-XCT 300i ABS

A pesar de ser un monocilíndrico, apenas vibra. El equilibrio general del motor es bueno y la rumorosidad mecánica también. Kymco ha hecho un buen trabajo con este moderno propulsor.El moderno ABS M9 de Bosch es un elemento altamente recomendable

Los frenos, con la pinza delantera flotante, por tacto y potencia, están a la altura de las circunstancias. El ABS tiende a alargar un poco la frenada si te apoyas mucho en el freno trasero. El delantero es menos miedoso. En cualquier caso, el moderno ABS de Bosch (M9), es un elemento altamente recomendable. Es cierto que deberás sumarle 450 euros al precio de compra. Pero ante situaciones imprevistas, adherencia precaria y/o lluvia, su trabajo no tiene precio.

Los neumáticos, firmados por Maxxis, funcionan razonablemente bien cuando están calientes y circulas por buen asfalto. No les gusta la “pintura municipal”. Ojo.

Por ciudad se mueve con soltura. La dirección es ligera y el ángulo de giro suficiente. El peso (175 kg) es razonable y su corta distancia entre ejes (103 mm menos que su hermano el Super Dink), le confiere una interesante capacidad de zigzagueo por entre los coches parados. Es un poco ancha (800 mm -lo ideal para moverte por el pasillo de los coches parados está entre 740/780) pero la adecuada colocación del manillar y los retrovisores, te ayudan sobremanera a avanzar por entre los coches parados. No llega a la agilidad de una buena 125 pero casi. Los retrovisores cumplen por campo y profundidad. Dispone de avisador acústico de intermitencia. Un buen detalle para el uso urbano.ver galeríaKymco K-XCT 300i ABS

La posición del caballete y su brazo de palanca están bien resueltos. Subirlo al caballete apenas requiere esfuerzo. La pata de cabra está donde esperas encontrarla.

Bajo el asiento dispones de un cofre de 40,7 litros. Cabe perfectamente un casco integral y sobra sitio para los guantes y algún pequeño objeto más. Al reducir la distancia entre ejes, es comprensible que no encajen los dos cascos. No se puede tener todo. Incorpora el gancho en el escudo y una pequeña guantera con cierre sin llave. La capacidad de carga es más que razonable.

Ergonomía asignatura pendiente

El único apartado que necesita un reestudio es el de la ergonomía. Mido 1,75. No soy Tkachenko, eso está claro, pero las rodillas no tardan en rozar con el escudo. Incluso la llave de contacto la han hecho retráctil para reducir el riesgo de contacto. Y lo reduce, pero no lo evita. Moviéndome en parado, casi sin darme cuenta, llegué a cerrar el contacto con la rodilla.

Otra de sus particularidades está en la plataforma. Deja los pies ligeramente elevados y la sensación es parecida a la de estar sentado en una sillita de párvulos. Deberían bajar la plataforma, subir el asiento o ambas cosas.

Eso sí, el asiento es comodísimo. Al no tener que sacrificar espacio para el segundo casco, han podido colocar un muy buen espumado.ver galeríaKymco K-XCT 300i ABS

Llegar al suelo con los pies no es problema. Aunque si estás por debajo del 1,70 deberás esforzarte un poquito. La plataforma, a la altura de las pantorrillas, es ancha y eso tampoco ayuda. Aquí, el Burgman, y sus geniales hendiduras a la altura de las piernas, es el referente. Una solución que facilita sobremanera echar el pie a tierra, además de ayudarte a mantener limpios los pantalones.

La posición del manillar (altura, anchura e inclinación de las puntas) es correcta. Tronco, hombros y muñecas se adaptan sin problemas, incluso girando el manillar de punta a punta al maniobrar, apenas fuerzan las muñecas. Bien. Salvo por lo del contacto con las rodillas, no es un scooter incómodo, solo que te sientes un poco extraño encima de él hasta que te acostumbras. Y tardas poco.No es incómoda, pero la ergonomía necesita una revisión

El espacio reservado al pasajero es amplio. La colocación de las estriberas deja sus piernas en una posición cómoda y con los pies alejados de tus pantorrillas. Esto último te evita los siempre molestos contactos cuando estás remando en maniobras de parado o casi.ver galeríaKymco K-XCT 300i ABS

Maniobras que, gracias al entendimiento entre el embrague y el variador, reportan una práctica ausencia de traqueteos. Es una transmisión refinada y cómoda que te permite arrancar con total suavidad si ese es tu deseo o de forma contundente si tienes prisa. La inyección Keihin está bien trabajada.

No en vano, Kymco ha aplicado los últimos avances tecnológicos en su plataforma motriz SK-60 como: los balancines con rodamientos de baja fricción para mover sus cuatro válvulas (SOHC), la camisa de Nikasil o el cilindro desplazado para optimizar el brazo de palanca/fricciones entre pistón, biela y cigüeñal y aprovechar mejor la energía de las explosiones.

Sorprendente diseño

Que Kymco ha dado un salto hacia delante en cuestión de diseño es evidente. ¿Os acordáis de los primeros Dink? Estaban más cerca de una pagoda con ruedas que de un scooter.

Esta carrocería es obra del prestigioso estudio de interiorismo y diseño industrial Arkema. Italianos, claro. De ahí el exquisito equilibro entre elegancia y agresividad.

Con el asunto de las formas resuelto, Kymco lo ha dotado de un completo y moderno equipamiento. Lo vemos con luz de posición tipo “light guide” multi reflectante LED, con la célula fotoeléctrica para accionar luz de cortesía bajo el hueco del asiento, con las manetas regulables en posición, con la toma de corriente de 12V, etc. Sólo la bisagra que soporta y guía la tapa de la guantera me ha parecido un poco frágil.ver galeríaKymco K-XCT 300i ABS

El cuadro de instrumentos es completísimo. En la ristra de testigos que circundan los relojes encontrarás los de: intermitencias, luz de cruce, indicador de sustitución de aceite del motor, control de la inyección, presión de aceite, reserva de gasolina y control del ABS. En el interior de la pantalla multifunción han dispuesto: el velocímetro, el cuentakilómetros, dos trip’s, un cuentarrevoluciones, el nivel de gasolina en el depósito, la temperatura del líquido refrigerante y un reloj horario. La retro iluminación del cuadro es más que correcta. No tendrás problemas con los reflejos del sol.

El consumo de combustible, con un 60% recorrido por ciudad, un 20% por autopista y el restante 20% por carretera, se ha quedado en 4,77 l/100. Los diez litros en el depósito darán para poco más de 200 km. La autonomía es un poco justa.

Los períodos de mantenimiento acontecen cada 5000 km teniendo que sustituir el aceite del motor, el de la transmisión, el filtro del aceite y el del aire. Cada 10.000, además, la bujía, el tamiz del filtro de aceite, el líquido de frenos y el del refrigerante, sin olvidarnos de las correspondientes comprobaciones y aprietes contempladas en el programa.

Conclusiones

Es un scooter rápido, ligero y manejable. Pero como no hay partida sin contrapartida, flaquea en protección aerodinámica, en capacidad de carga y no te dejará ir sentado en modo sofá. Si todo eso te importa, será mejor que te fijes en scooters del tipo GT como el Burgman, el Forza, el Super Dink, el Joymax y por ahí.

Si no lo tienes del todo claro, si te gustan los GT pero no te disgustan los “deportivos”, Kawasaki, aprovechando gran parte de la base técnica de este Kymco 300, te ofrece el J300. Un scooter a medio camino entre el GT Super Dink y el “deportivo” K-XCT. Otra opción, sería el X-Max.ver galeríaKymco K-XCT 300i ABS

Pero si lo tienes claro. Si lo que buscas es un scooter sin blandenguerías. Un scooter seco y con carácter, este K-XCT 300i, con un motor que parece de 400 y un chasis directo e inmediato, no te va a defraudar. Es el scooter de cilindrada media y “rueda pequeña” más parecido a una moto que vas a encontrar. Los de llanta 16’ ya serían otra historia, claro.

16 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...