KTM Freeride 250 F: "Ready to fun"

Eduard Fernández Masó

6 votos

Si hay alguna manera de llamar la atención a día de hoy esa es haciendo productos diferentes. Y si además de diferentes son de altísima calidad como nos tiene acostumbrados KTM mucho mejor. La Freeride es un producto que lleva un poco la contraria a la filosofía de KTM “Ready to Race” ya que no es un producto pensado para la competición sino todo lo contrario.

La filosofía de la Freeride tendría que llamarse “Ready to Fun” ya que es un producto totalmente enfocado a ser disfrutado en un ambiente no competitivo. La fórmula no es otra que juntar dos especialidades del off road que se complementan: El enduro y el trial. 

Novedades destacablesver galeríaKTM Freeride 250 F

La nueva Freeride da un paso importante y sustituye los dos modelos precedentes. La Freeride 350 con motor de 4 tiempos y la Freeride 250 R de dos tiempos. Las dos rendían una potencia similar de 25 CV pero con los caracteres propios de cada motor.  

El nuevo modelo se posiciona a medio camino de estos dos modelos ya que la cilindrada es 250 pero de 4 tiempos. La potencia declarada para este nuevo modelo Euro4 es de 20,5 CV pero es fácilmente deslimitable en la primera revisión para que alcance los 26 CV. El motor utilizado es el de la versión EXC 250 F 2017 de Enduro con inyección electrónica. La filosofía de la Freeride tendría que llamarse “Ready to Fun”

El otro punto importante que estrena este modelo son las suspensiones. Se estrenan unas WP Xplor con una horquilla de 43 mm y totalmente regulable. El diseño de horquilla tiene muelles a ambos lados, pero funciones de amortiguación independientes en cada botella de la horquilla: la amortiguación de compresión se encuentra en la izquierda y el rebote en la derecha. La amortiguación se ajusta de manera práctica con gran precisión mediante mandos en la parte superior de los tubos internos de la horquilla.ver galeríaKTM Freeride 250 F

El nuevo amortiguador WP PDS Xplor es el complemento ideal para la nueva horquilla WP Xplor 43, a la vez que ahorra 430 g de peso en comparación con el anterior modelo. Este amortiguador utiliza el sistema PDS para dar progresividad mediante un segundo pistón de amortiguación que usa una copa cerrada hacia el final de la carrera, lo que da mayor resistencia frente a que haga tope.El motor utilizado es el de la versión EXC 250 F 2017 de Enduro

Como siempre en amortiguadores de calidad puede ajustarse en compresión y el rebote y ofrece ajustes independientes de compresión a altas y bajas velocidades. Un dato importante es que la altura del asiento puede bajarse 25 mm con un kit opcional disponible a través del programa KTM PowerParts.

Practicando el Freeridingver galeríaKTM Freeride 250 F

El chasis ha sufrido algunos cambios mínimos para un mejor equilibrio. Por ejemplo la pipa de dirección es más larga para una mejor estabilidad. Los anclajes del motor también son nuevos para que el peso sea un poco mas bajo y se transmitan menos vibraciones. Todo en esta moto está pensado para hacer la experiencia de pilotarla sea lo más agradable posible. Obviamente la mayor comodidad posible es el arranque eléctrico.  

Se ha sustituido la batería por una de iones de litio más potente y ligera. La moto arranca con solo pulsar el botón de arranque ya sea en frio o en caliente. Se ha estrenado un clausor con llave para dar el contacto a la moto, además cuenta con bloqueo de manillar también bajo llave. Este punto que puede parecer una tontería es importante si se quiere dejar la moto aparcada y evitar sustos. ver galeríaKTM Freeride 250 F

Otro punto realmente interesante en una moto que mezcla dos categorías es saber como va calzada. Los neumáticos que monta son unos Maxxis Trialmaxx diseñados específicamente para la gama Freeride. Ofrecen mucha tracción y según nos explicaron dejan una huella mucho menor en el terreno que los neumáticos convencionales de competencia Enduro. El secreto de su adherencia es un compuesto de caucho suave y adherente.Se ha estrenado un clausor con llave para dar el contacto a la moto

Realmente quedé muy sorprendido por su capacidad de tracción y donde más me sorprendieron fueron en un terreno rocoso muy exigente y al atravesar arboles caídos y partes más húmedas. Las medidas son de 21 y 18 pulgadas como buena herencia Enduro. También me llamaron la atención los frenos firmados por la marca Formula, que cuenta con una pinza de 4 pistones y una pinza de 2 pistones atra´s, las dos de anclaje radial que muerden dos discos de freno Wave de 260 y 210 mm. 

En tierras de la Bassella Racever galeríaKTM Freeride 250 F

La gente de KTM nos preparó una ruta realmente interesante que recorría las inmediaciones del SIP, un sitio privilegiado para hacer Off Road. Salimos desde Can Boix en Peramola y fuimos avanzando por los alrededores del SIP. Al arrancar la Freeride se siente muy fina, los dos escapes a lado y lado permiten un nivel sonoro realmente bajo. Es muy agradable al tacto del puño de gas, igual en mi unidad tenía un poco de juego muerto pero el primer toque de gas es muy suave.

El motor estira mucho, eso ayuda ya que las marchas son cortas, eso si, hay seis para tener exactamente el ratio perfecto para cada zona. La moto se siente tremendamente ligera y fácil, es como una bicicleta. Lo bueno de la ergonomía de esta moto es que mientras estás buscando la zona complicada para ponerte a prueba, puedes ir sentado en el asiento, cosa que no ocurre en una moto de trial. Nos cruzamos zonas donde la arena fina prometía poner las cosas difíciles pero ningún síntoma de perder el control.ver galeríaKTM Freeride 250 F

Cruzamos un rio donde el lecho era entero de piedras redondas pero la moto seguía su rumbo sin inmutarse. La adherencia en mojado es una pasada y no hay que sufrir por perder la rueda. Los escalones de poco menos de un metro son pan comido y os lo digo totalmente convencido ya que un servidor con una moto de Enduro se le solían atravesar bastante pero con la Freeride no hay ni que pensarlo, gas y sube sola, de verdad. Nos cruzamos con troncos caídos, desprendimientos de tierra, lechos de ríos de pantanos con su correspondiente barro y sin más apuros la Freeride dejó atrás todos y cada uno de los obstáculos. ver galeríaKTM Freeride 250 F

La prueba de fuego fue sin duda una de las zonas trialeras que se realizan en el Campeonato Nacional de Enduro cuando se ha realizado en aquella zona. Mucha piedra, escalones y raíces de los arboles hicieron que no las tuviera todas conmigo en algunos momentos dada la complicación de las zonas. Por suerte lo hicimos de bajada ya que de subida hubiera sido una autentica locura. La resistencia física me pasó factura y no precisamente por ser una moto exigente precisamente, sino todo lo contrario, pero haciendo cuentas me di cuenta que hacia más de cinco años que no hacia una salida en moto de Enduro. 

Realmente la moto se controla muy fácilmente, la suspensión es bastante blanda pero raramente llegas a hacer tope a no ser que te pongas a hacer el bestia. Es una moto realmente perfecta para gente como un servidor, con un nivel medio o bajo, que no precisamos de una moto de competición pero que si en un momento dado nos queremos encaramar por una trialera difícil se pueda hacer sin ningún tipo de problema. Además es una moto que permite aprender muy rápidamente, con un nivel bajo en pocas salidas estarás haciendo cosas que ni te imaginabas que llegarías a hacer.ver galeríaKTM Freeride 250 F

Realmente es una máquina de diversión y superación. Da gusto cuando encuentras una moto que sin ser extrema te permite explorar los límites sin el riesgo de terminar frustrado. Además el precio es bastante más económico que la mayoría de motos de enduro de su misma cilindrada y la calidad está sin ningún tipo de duda al nivel de las motos de carreras de la marca de Austria. Por 7.499€ tienes esta Freeride 250 F que te permitirá disfrutar de la naturaleza respetándola. Os citamos para una futura prueba de este modelo donde a buen seguro descubriremos más secretos de este interesante modelo.

6 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...