KTM 1290 Super Duke GT 2016

KTM 1290 Super Duke GT: Más sport que turística

David Remón Paracuellos

8 votos

La "Gran Tentación"

Cuando eres aficionado a las motos deportivas, creo que uno se mira todas las marcas y sus evoluciones. Si además eres un entusiasta en activo que has estado enganchado a lo que te brinda una de esas motos rodando por circuito, difícilmente acabarás tus días como motorista sobre un modelo donde las características dinámicas no las tengas muy en cuenta.

Quizás esta impresionante KTM 1290 Super Duke GT sea para el perfil de usuario de estas características. Un motorista que arranque de los 35 años, de buena situación económica o por lo menos estable, donde hoy le motive viajar tanto solo o en compañía sobre una moto que nada tenga de envidiar a una deportiva de primer orden. Es más, esta GT aporta superior usabilidad sin esquivar un ápice la tecnología, al contrario, un modelo que brinda lo mejor en tecnología que tiene KTM en su departamento técnico de I+D.

Pero permitir que os diga que esta GT tiene poco de Gran Turismo, por lo menos en lo conocido popularmente bajo esas siglas. De hecho en breve publicaremos un interesante comparativo de esta clase donde esta KTM estará presente y destaca en muchas cosas, pero no precisamente en confort respecto a su competencia… Parece que la aletargada categoría despertará con la llegada de la austríaca por su estilo picante, una respuesta muy interesante para un mercado donde el interés por la ruta la tienen acaparada las trails asfaltizadas. Lo curioso es que quince años atrás las trails fueron las opciones económicas a las GT, pero hoy con la escalada de motores y tecnología que aportan, incluso algunas están más caras que las actuales GT aportando menos equipamiento…ver galeríaKTM 1290 Super Duke GT 2016Fotos: María Pujol

Como decíamos, para el fabricante austríaco esta GT es sin duda una moto que se ha tratado con unas características para la ruta fuera del estilo de la marca. Es la única que tienen en el catálogo, curiosamente encajada en la categoría Sport Tourer de su web. Pero sin quitarle mérito al esfuerzo, el hecho de que su base sea el de la 1290 Super Duke R denota unas características dinámicas a esta “Tourer” hoy fuera de lo normal. Sin duda en la actualidad es la opción de más prestaciones que existe en el mercado GT.Para los amantes de las prestaciones, donde se valore tecnología y ligereza

Hemos rodado con ella por todo tipo de vías y con unos días de extremo calor. Su desnudez con el gran motor bicilíndrico que aporta, no acompaña en nada en la movilidad urbana. La cantidad de calor que sube por la entrepierna por su cilindro posterior, es sello de cualquier marca que aporte este patrón para su mecánica… Por carretera y vías rápidas no se acusa y ese es su medio natural, es más, es una de las motos con la que se aguanta mejor las altas temperaturas después de lo visto en el comparativo….
Su configuración GT aporta algo que ya ninguna trail asfaltizada cuida tan bien como esta, característica de las buenas GT. Me refiero a la capacidad de carga, puesto que sus maletas aunque opcionales y de diseño totalmente rompedor, son idénticas en capacidad con sus 30 litros por barba, albergando sin problema un casco integral cada una de ellas. Con un peso de 3,4 kilos cada una y con la capacidad de albergar sin problema hasta 7 kilos de peso cada una de ellas, felicitar a los diseñadores porque son muy fáciles de abrir y extraer, se aprecia una mejora en los acabados respecto a las Adventure, además de tener los anclajes directamente en los laterales de las tapas lateras que pasan realmente desapercibidos.

Muy pocas como ellaver galeríaKTM 1290 Super Duke GT 2016

Como amante de las motos deportivas por valorar la tecnología punta, no me veo en un futuro postrado sobre el cómodo asiento de una custom. Como mi caso hay muchos, pero actualmente la alegría que aporta el mercado es que los modelos que se salen del perfil deportivo ya aportan mucha tecnología. Como mínimo ABS, control de tracción e inyección electrónica y eso lo encontramos hasta en estilos como el “vintage” o “Cafe Racer”. A los ridículos consumos así como emisiones o la fiabilidad, ajustando potencias en pro de la exigente normativa Euro4 que llega en 2017, casi todos los modelos que se salen del cromo puro como argumento de venta, aportan un alto nivel tecnológico también a nivel ciclo: suspensiones, frenos, neumáticos o bastidores…

Esta KTM 1290 Super Duke GT me evocado al pasado. Ducati en el pasado siglo XX rompió con el molde como ha hecho hoy KTM. En 1997 el fabricante italiano se presentó con la ST2, precisamente el concepto que más se acerca a nuestra protagonista. Sus siglas eran de Sport Turismo, precisamente el ADN de nuestra GT de hoy que es una auténtica pura sangre, una moto que apasiona a cualquiera que aprecie un comportamiento dinámico más cerca de las deportivas que de las turísticas… Dejar que os dé una pinceladas de lo que fue aquel modelo y sus descendientes, porque curiosamente hablamos de una historia que empezó hace 19 años y que se cerró hace 11 por parte de esta marca, en la que yo estuve envuelto una vez más por mi profesión de “test rider”….ver galeríaKTM 1290 Super Duke GT 2016

La ST2 surgió como demanda de los usuarios que buscaban rodar sobre una moto bicilíndrica de características deportivas pero sin desear una deportiva como montura. No hay que olvidar que por aquel entonces solo había opción a la radicalísima 916 para tener una moto de la marca. Aquella primera ST2 era modesta en potencia con sus 83 CV a 8.000rpm para aquellos 944cc. Con inyección electrónica de una mecánica derivada de la Paso 907ie, su motor estaba refrigerado por líquido y su sistema desmodrómico movía 2 válvulas por cilindro. Anunciaba 207 kilos de peso en vacío, donde su depósito de combustible de alta capacidad subía el peso en 21 kilos más. Como respuesta directa a las japonesas de la época, dos años más tarde apareció la ST4, donde la herencia mecánica derivada directamente de la laureada 916. Subía la potencia nada más y nada menos que 20CV aumentando el peso en solo 7’5 kg (214,5 kg en seco) respecto a su predecesora gracias a su tecnología mecánica más puntera: cubicaba 28cc menos. El prestigio de esta fabricante completamente apoyado en el mundo de la competición donde siempre había invertido mucho, consiguió que un año más tarde, en 2000, se adentrarán con la versión ST4S, equipada con el motor de la deportiva 996, de 117CV, suspensión Öhlins en el tren trasero (siempre fueron horquillas Showa de reglajes completos en la historia de las ST) y con una importante reducción de peso que llegaba hasta los 201 Kg en seco, 13,5 Kg menos que la versión estándar. Sin duda el aumento de precio iba en consonancia… En 2003 y hasta 2005 la ST4S recibió el ABS, creando una moto dinámica, divertida que ahora aportaba seguridad. Las cosas cambiaron a partir de ese año y con un precio excesivamente elevado de esas ST4S decidieron al final incorporar la ST3, que después llegaría también con ABS y que cerraron la historia de esta buena Sport Tourer de dos cilindros. Ducati buscando menos costes la bajó de potencia hasta los 102 CV pero con mejora en el valor de par motor (9’5 Kgm a 7.250 rpm) y con apenas el aumento de 1 kilo de peso.

Pero como bien decía al principio, el concepto desapareció por la pobre demanda del mercado. Las restricciones en la velocidad dejaron en jaque a modelos que surgían de espléndidas Sport Turismo, hasta hoy… KTM recoge el guante de aquel pasado. Si bien es verdad que ellos también disponen de impresionantes trail como son la Adventure y Super Adventure para hacer la competencia al que hoy es el segmento de alta cilindrada que más atención acapara en el mercado (ver comparativo), se presentan con esta GT para cubrir una demanda que hoy, aunque pequeña, existe. Esa historia de aquella Ducati va muy paralela a la de esta KTM, por pasión por la competición, por la tecnología aplicada derivada de ella y por ser especialistas en motores de altas prestaciones de dos cilindros…

ver galeríaKTM 1290 Super Duke GT 2016

Estuvimos en la presentación internacional donde nuestro probador Javi Millán no tuvo suerte, o sí… No tuvo suerte porque el tiempo en Palma de Mallorca fue de diluvio universal, pero en parte sí que la tuvo porque la moto aporta tanta electrónica a nivel de seguridad como potencia a su rueda…

Mezcla de todo
No voy a repetir lo que ya en su día se desglosó en la presentación internacional a la que asistimos, pero sí repasaremos detalles que nuestra unidad de pruebas aportaba. La GT es una moto que parte de 18.586 € pero nuestra unidad de pruebas con los accesorios llegaba a los 20.717 €. No aportaba ninguno de los dos paquetes, uno de turismo en dos colores y el otro sport denominado Style, sino que equipaba accesorios puntuales. En nuestro caso era el escape sin colectores para mantener el catalizador (891,65€), llave electrónica para funciones extras del ABS para el modo Supermotard y desactivado (118,04€), el sistema de ayuda de arranque en pendiente HHC (180,29€), las maletas (792,43) y la cúpula ahumada (148,65€) de idénticas medidas a la de serie.

Algunos de entrada lo veréis ya excesivo, pero os garantizo que lo que brinda esta moto no lo hace su competencia. Es más, muchas GT actuales no dejan de ser puestas al día de productos que hace tiempo están comercializados, de manera que no es de extrañar que el mercado de segunda mano para algunos de ellos, esté muy presente en la mente de futuros interesados en adquirir una rutera.ver galeríaKTM 1290 Super Duke GT 2016

A esta GT no la valoréis por volumen. Como suele ocurrir en las deportivas, quitar peso cuesta mucho dinero y si además hay que dotarla de confort el reto está doblemente servido. En KTM como han querido mantener las virtudes dinámicas de su deportiva Super Duke, esta no es muy grande. Con ella viene un equipamiento de primera, con la calidad de su chasis tubular en acero que viene con unas suspensiones firmadas por WP semi activas y programables. El equipo de frenada es impresionante, Brembo M50, el kit más potente que comercializa esta marca para los modelos más top de las marcas: Ducati 1299 Panigale S  o Kawasaki ZX-10-R son un ejemplo. Pero además aporta un ABS de última generación donde se puede desconectar por completo o solo el de atrás en el modo ABS Supermotard (opcional) y donde su electrónica incluye la combinación de la frenada: cuando se frena de delante un porcentaje se transmite detrás… En su precio ¿Es una GT? Esta KTM acerca las prestaciones máximas a esa categoríatambién entran el control de tracción (MTC), el de estabilidad (MSC) así como el anti wheelies, donde el embrague es también antirrebote. Si las suspensiones se pueden gestionar en precarga de muelle en 4 posiciones y en hidráulicos en tres, también puedes gestionar la potencia en 3 niveles. Opcionalmente al comentado HHC que aportaba nuestra unidad para que la moto en los arranques sobre desniveles no se vaya hacia atrás, también se le puede buscar más rendimiento con el MSR (regulador de deslizamiento del motor). Esto quiere decir que combinándolo con el anti rebote del embrague, lo que se consigue es regular el caudal de la mezcla independiente de la orden sobre el gas del Ride by Wire (acelerador electrónico) para que la rueda no pierda tracción, ni decelerando bruscamente ni acelerando fuerte en marchas cortas…ver galeríaKTM 1290 Super Duke GT 2016

En esta moto también viene de serie  la cúpula graduable en varias posiciones, los intermitentes de cancelación automática (ATIR), el control de velocidad automático así como el Quick Swift que actúa subiendo marchas y no bajando. Recordar que todo el equipo de iluminación es por LED, incluyendo óptica delantera que aporta el “Day Light” homologado y las luces auxiliares que hacen la función de cuneteros, iluminándose en dos intensidades en función del ángulo de inclinación de la moto.

En tan poco espacio, cuanto hay…

Esta GT es un auténtico vicio. Llevar una deportiva con maletas es algo que pocas veces tienes ocasión, pero creo que lo mejor de ella no es precisamente lo que corre, que es mucho, si no el como lo hace. Creo que en la actualidad ahí está el kit de la cuestión. Si una moto corre pero es inconducible o poco cómoda de uso, con el tiempo se queda arrinconada. Con esta Super Duke GT he de afirmar que imposible que ocurra, aunque tengamos que realizar tramos de ciudad…ver galeríaKTM 1290 Super Duke GT 2016

Reconozco que en la presentación de la Super Duke R a la que asistí aquella moto me robó el corazón y ésta también lo ha conseguido, si no fuera por su frontal. Si bien es verdad que la moto convence cuando la pruebas, es de los modelos que en directo no la ves tan “difícil” estéticamente… Fuera de la odiosa comparación para los amantes de la marca, no puedo evitar acordarme de aquella BMW R 1200 ST, una de las motos de menos éxito en la historia de BMW…

Si es verdad que el hábitat general de todas las GT son las vías rápidas, a esta le importa bien poco donde la metas. Su ligereza y el motor bien lleno a todo régimen consiguen que las carreteras de curvas sean igual de agradables que las autovías y autopistas. De hecho creo que es genial que esta moto venga de serie con el control de velocidad porque como en toda moto de alta potencia es bien fácil superar la velocidad legal. Quizás la parte menos convincente viene dada por la protección aerodinámica porque su cúpula aunque regulable, aporta poca protección en los hombros y dejarlos tan al intemperie afecta no solo en el confort, sino en la estabilidad a alta velocidad o incluso en días de mucho viento como el que sufrí en una de las jornadas. De todas maneras nada se desmadra, ya no solo por todos los controles que vienen de serie, sino porque también ahí está de serie el amortiguador de dirección WP.ver galeríaKTM 1290 Super Duke GT 2016

Sobre la KTM trabajé siempre con las suspensiones lo más blando posible, incluyendo la precarga de muelle que se gradúa en parado mediante el ordenador de a bordo. Me tocaba poner conductor más carga de maletas, pero al final me di cuenta que era demasiado duro. Lo mismo me ocurrió cuando rodé con pasajero, donde acabé poniendo también menos precarga de muelle porque mi invitado no cesaba en comentarme que era dura la moto. Así que rodé con la precarga con la programación de conductor y maletas, sin pasaje…Con carácter cuando lo quieras, esta 1290 GT puede ser tan dulce como un corderito

Esta GT está repleta de mucha electrónica, pero tampoco estás limitado en el disfrute de sus prestaciones por ella. La frenada es imponente en potencia y tacto, como en las deportivas más codiciadas, pero tener tanta potencia de frenos puede ser un problema si geometrías o componentes como bastidor o tijas no están al mismo nivel y aquí lo están. Lo mismo sucede con el motor que es una delicia. Los LC8 ya nos han demostrado en las Adventure que además de correr lo hacen con una suavidad que enamora si eres amante de los motores de dos cilindros. Esta GT ha sido muy cuidado y te das cuenta a la primera de cambio, dejando que el motor baje de vueltas sobre las 2.500 rpm para volver a revolucionarlo sin perder visión sobre sus retrovisores…. Si no abusas de la marcha por ser excesivamente larga, la moto recupera con una dulzura que seduce al momento, tanto como el tacto de embrague que sigue siendo referencia en dulzura y precisión.

Me gustan las curvas
A esta KTM las maletas no le afecta en comportamiento, tan solo en ciudad has de ir con cuidado porque son más anchas que el mismo manillar. Pero su hábitat es el de las carreteras repletas de curvas y es ahí donde está la gran diferencia con las GT del mercado. Con esta moto se rueda tan rápido como con la 1290 Super Duke R, como muestran en el vídeo KTM (ver) y el que la haya probado sabrá a lo que me refiero. Se puede rodar muy pero que muy rápido, demasiado si no tienes bien amueblado el cerebro…ver galeríaKTM 1290 Super Duke GT 2016

Además de ser fácil de mover entre curvas, el exquisito tacto de los mandos destaca por todo lo alto. El mando del gas es muy preciso, el embrague mantequilla como ya comentamos antes y la caja de cambios muy precisa, que con el Quick Shift de serie te rompe esquemas y te adentra en un nuevo mundo de sensaciones, porque además de cómodo hace muy rápido el escalonamiento de marchas.

Rodé por la famosa carretera del Montseny y nunca el cámara del vídeo me había tenido que llamar la atención para que rodara un poco más lento en el paso de curva: se hace muy fácil y excitante empalmar una tras otra… Nunca toca de estribos en el suelo, así que nos Pirelli Angel que aporta de serie tienen mucho trabajo para soportar el potencial de aceleración y frenada que transmite, perfectos para uso moderado pero algo justos si ya buscas las puras prestaciones de esta moto.

La posición sobre la moto es cómoda pero con ese punto sport que tanto me agrada de ella. Pero quizás también es la responsable de que el pie izquierdo, el del cambio, adopte una posición que de forma involuntaria se apoye con demasiada asiduidad sobre la leva cuando curveamos, con el consecuente corte de alimentación del motor cuando menos te lo esperas: me hubiese agradado la posibilidad de desconectar el sistema automático como sucede con el control de tracción o el ABS.

En este hábitat la parte ciclo dejaría en ridículo a cualquier moto apellidada GT. Es impresionante cómo se comporta por parte del chasis, frenos y suspensiones, destacando siempre en cualquier situación. Quizás el hecho de añorar unas suspensiones más blandas para mejorar en el confort, conseguiría además que las suspensiones semi activas se apreciaran más, porque de las probadas hasta el momento de Ducati, Aprilia, BMW  e incluso de KTM en las Adventure, además de más comodidad sí que se aprecia la intervención de la electrónica cuando cambiamos el ritmo o el asfalto empeora…

Las suspensiones1

Se puede rodar solo o acompañado, pero si lo haces sin nadie atrás, rodarás sobre una moto deportiva, con la virtud de que con pasajero la transformas en una moto de otro estilo de conducción al que se ajusta sin problema. Además en el modo “sin prisas” pero de disfrute, esta KTM sorprende gratamente porque su consumo de 6’7 litros para una moto que anuncia más de 170 CV no está nada mal, pudiéndose ajustar todavía más si ruedas muy tranquilo. Así que no hay que ser un as para poder extraerle a su depósito de 23 litros unos 350 kilómetros de autonomía incluyendo la reserva, una cifra que está en la media de muchas GT del mercado.

En definitiva esta KTM es una GT a su manera. Es la perfecta Sport Turismo para aquel experimentado motorista que se atreva a todo, aquel concepto ya casi perdido de “hombre moto”. ¿Te gusta ir siempre en dos ruedas? Rutear, moverte con ella por necesidad de tu movilidad cotidiana, rodar solo o con dos, el fin de semana con los amigos del grupo o incluso rodar en circuito. Esta GT hace honor a las prestaciones sin ser solo en cifras puras… Difícilmente encontrarás lo que brinda este modelo con tanta calidad en el mercado actual y más si eres de los que pasas de las trail asfaltizadas… Es una 1290 Super Duke R pero con 16 kg extras y más cómoda… 

8 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...