Keeway RKV 125

Keeway RKV 125: Solucionando problemas

3 votos

ver galeríaKeeway RKV 125

Cuando me dirigí a recoger la moto protagonista de este artículo, llegué a las oficinas de Keeway España y el Director Comercial de la marca me comentó entre otras cosas, que habían notado un incremento de las ventas de las motos Keeway en los últimos meses. De vuelta a la redacción y subido ya a la RKV 125, iba pensando en esas palabras e intentaba encontrar una respuesta.

Porque al final, sea el tipo de usuario que sea, uno tiene derecho a la movilidad y a desplazarse para llegar al trabajo, visitar a los familiares o salir a hacer recados. Y en estos tiempos en los que para muchos el poder adquisitivo se ha reducido de forma notable, tener marcas que apuesten por un producto fiable y económico es de gran ayuda. En este reportaje valoraremos los pros y contras de esta moto y analizaremos sus detalles para que podamos decidir de la manera más imparcial si es la moto que necesitamos según nuestras necesidades.


PVP:
KEEWAY RKV 125 1.799 €


A primera vista...

ver galeríaKeeway RKV 125

En el segmento de motos con marcha de 125 cc (aptas para ser conducidas con el carnet de coche o el A1 de moto) encontramos muchos modelos y una fuerte competencia. En el caso de la Keeway RKV 125, la marca apuesta por un producto que destaca por unas líneas típicamente naked y un diseño bien trabajado. Prueba de ello es el frontal, con un faro que nos recordará a una Benelli o el depósito de combustible, de líneas redondeadas y con un estudiado espacio para colocar las piernas en una más que correcta posición aerodinámica. La RKV es una versátil y apta para todo tipo de público: desde el más joven hasta aquél más mayor que busca el placer de cambiar de marcha en una moto segura y ágil. Diseñada tanto para el público masculino como el femenino, la RKV es una moto más bien baja, por lo que aquél que mida más de 1,85 m. puede encontrar que la posición de conducción es algo forzada. El asiento de la RKV es estrecho y más o menos cómodo; o sea, que podemos hacer 50 kilómetros de un tirón sin acusar fatiga alguna. En cuanto al acompañante, el asiento es generoso si lo comparamos con otras motos del segmento y los estribos abatibles se encuentran en una posición correcta. Vuelvo a decir que si el acompañante es más bien alto puede que se encuentre en una posición incómoda si recorre muchos kilómetros en ella.

Aparte del diseño naked que emana la RKV 125, hay ciertos detalles deportivos que no pasan desapercibidos. Es el caso de las pinzas de freno de color rojo, así como la doble costura del mismo color presente en el asiento de la moto. Completan ese toque deportivo el doble amortiguador trasero también de color rojo -localizado en los laterales de la moto- y los discos de freno Wave que encontramos en la rueda delantera y en la trasera.

Diseño y equipamiento

ver galeríaKeeway RKV 125

Lo primero que me cautivó de esta 125 cc es el frontal que tiene. Poco plástico y un faro grande con la forma de una TNT de Benelli, con los intermitentes integrados. Detrás de este faro de notables dimensiones encontramos un cuadro de mandos con un cuentarrevoluciones analógico y el resto de información todo en formato digital, que nos indica la marcha engranada -5 velocidades-, reloj, nivel de combustible, cuentakilómetros total y parcial y velocímetro. Los testigos luminosos que incorpora el cuadro nos indica las luces de largo alcance, el aviso de revisión y la activación de los intermitentes.

En las piñas encontramos todo el control de mandos que cualquier moto tiene, además de un starter manual para las mañanas de más frío. No hace falta decir que en el periodo de la prueba -mes de junio- nunca tuve la necesidad de activarlo. La RKV nos ofrece la opción de activar mediante un botón situado en la piña derecha el alumbrado de la motocicleta, activar sólo las luces de posición o apagarlas totalmente. Tampoco hace falta comentar que por la normativa de nuestro país el alumbrado de corto alcance debe ir siempre activado en las motocicletas, aunque la moto nos ofrezca otras opciones.

En el cláusor de la RKV encontramos una ranura para insertar la llave y justo a su lado, un sistema que permite bloquear mediante una compuerta el acceso a dicho cláusor, para evitar intentos de robo o que se fuerce el contacto de la llave. Este sistema se activa mediante la misma llave de contacto de la moto. Los retrovisores de la moto los encontramos anclados al manillar de la moto y nos ofrecen una buena perspectiva del estado del tráfico que hay justo detrás y a nuestros lados. Las vibraciones que pueda haber en el motor no se traducen en una mala visión a través de éstos. La maneta de freno delantero se puede regular a distancia del puño de gas en cuatro posiciones, pero no la maneta de embrague.

El espacio bajo el asiento es prácticamente nulo, aunque nos permitirá llevar los papeles y alguna herramienta. El asiento, estrecho pero cómodo, nos permitirá encadenar unas cuantas decenas de kilómetros seguidos sin notar fatiga, mientras que el acompañante dispone de dos generosas asas a las que agarrarse sin forzar su posición. La moto dispone de caballete central y lateral.

Acabamos mencionando la parte trasera de la moto, con un diseño bien trabajado y que con una forma puntiaguda, da paso a la luz trasera en forma vertical y de LEDs.

Motor y consumos

ver galeríaKeeway RKV 125

No se le escapa a nadie que la mecánica de la RKV es más o menos sencilla, pero también debemos tener en cuenta que el usuario que compra este producto tampoco tiene la intención de ir apretando tuercas o ajustando la carburación. Conscientes de ello, Keeway ha diseñado -de hecho, este motor ya funciona desde hace muchos años, por lo que está más que probado- un propulsor fiable y sobretodo resistente. Hará unos meses, la hermana trail de la RKV, una TX 125 participó en una ruta de 3.000 kilómetros por España y Marruecos donde cruzó el atlas, junto con otras motos de mayor cilindrada. Aparte de gastar la mitad de combustible, realizó el viaje sin ninguna avería y equipando el mismo motor que ocupa nuestro reportaje de hoy. Con esto quiero dejar patente que este motor de carburación, refrigerado por aire y de 4T es igual de resistente que otro motor de misma cilindrada de otras marcas europeas o japonesas.

Pero centrémonos en sus prestaciones. Este propulsor declara una potencia máxima de 11,15 CV a 9.000 rpm. y un par motor de 8,4 Nm. a 6.000 rpm. No es un motor que tenga un arranque rápido, pero se va estirando hasta conseguir una punta de 110 Km/h reales -en la prueba dinámica llegamos a ver los 120 Km/h en el marcador-. Para conseguir recuperaciones correctas, necesitaremos jugar constantemente con las marchas y el embrague, mientras que la relación de marchas me pareció más que correcta para una moto versátil apta para todo. Con dos personas, en vías rápidas es capaz de alcanzar los 100 Km/h, pero en las subidas veremos cómo baja hasta los 90 Km/h. -como cualquier 125 cc-.

En cuanto a consumos, la RKV aprueba muy sobrada este apartado. Con una conducción deportiva en carretera y ágil en ciudad, alternando con tramos de autopista "a fondo", su consumo ha sido de 3,9 litros los 100 kilómetros. Con una conducción conservadora con los consumos la RKV podría llegar perfectamente a los 3,5 litros o incluso menos. Si a estos números le añades la capacidad del depósito de 17 litros, esto nos da una autonomía de entre 400 a 500 kilómetros entre repostaje y repostaje.

Comportamiento

ver galeríaKeeway RKV 125

Aunque la RKV sea una moto con marchas, no se nos puede olvidar que ha sido diseñada para un uso preferentemente urbano. Aún así, las marchas nos pueden dar un poco de juego a la hora de circular por travesías, rondas o hasta pisar algún tramo corto de autopista o autovía. En ese sentido, la parte ciclo de esta moto está pensada para un uso urbanita y si lo nuestro es la conducción deportiva, ésta no es nuestra moto. En primer lugar, la relación de marchas responden sobretodo en conducción tranquila y las suspensiones no han sido diseñadas para apurar frenadas o entrar en curvas tocando freno. La horquilla de 41 mm. se hunde con demasiada facilidad, lo que en ciudad nos ayuda pero en carretera nos penaliza demasiado; mientras que los frenos sí responden a la perfección en ambos medios. Las ruedas de 17" nos dan una ayuda complementaria a la hora de pasar baches, badenes o subir aceras por ciudad pero el radio de giro de la rueda delantera a la hora de sortear coches en tráfico denso jugará en nuestra contra. Aún y con esto, el radio de giro del manillar es notable y puede solucionar en parte estos problemas.

Me he informado sobre los neumáticos que usa la RKV -unos Cordial- y aunque en nuestra prueba se mostraron fiables en los distintos tipos de conducción en seco, hay muchos que opinan que su respuesta en mojado es muy negativa. En ese caso recomiendo encarecidamente cambiarlos por otros con más prestaciones. Hay infinidad de marcas que disponen de estas medidas (100/80 17" y 130/70 17"), por lo que acudiendo al taller más próximo y por unos 100 euros aproximadamente te harás con un juego de neumáticos de prestaciones muy superiores.

Para lo que está hecha...

ver galeríaKeeway RKV 125

Antes de decidirte por una moto u otra, deberás valorar conceptos importantes que van asociados a la compra de una moto. El uso que le vas a dar, los consumos, el mantenimiento, el tipo de conducción y el presupuesto. Pasada la primera criba y si quedan varias candidatas, es el momento de elegir según el diseño que más te guste y la afinidad que tengas con ciertas marcas. La Keeway RKV 125 es una de las motos de marchas de 125 cc. más baratas del mercado y eso evidentemente se traduce en unos acabados más pobres, un tacto del motor más tosco o algunas vibraciones en marcha no deseadas. Sabemos que la fiabilidad es un punto muy trabajado y en principio no vamos a tener problemas con ello. En la parte ciclo encontramos algunos elementos que pasan la prueba con un aprobado muy justo, como es el caso de las suspensiones; por lo demás, la moto responde a las frenadas más fuertes y se agarra con solvencia. Durante la prueba dinámica no nos llovió ningún día y no la pudimos probar sobre piso mojado. Si el comportamiento de los neumáticos de serie sobre mojado no nos convence, podemos optar por cambiarlo. En definitiva, es una moto que con un mínimo mantenimiento no necesita mucha atención y para aquellos manitas, pueden hacerle el mantenimiento ellos mismos. Gasta poco y te lleva donde quieras, no presumes de marca pero obtienes casi los mismos resultados.

3 votos