Honda Junior&Legends: evento único

Honda Junior&Legends: evento único

David Remón Paracuellos

1 votos

Toda una experienciaver galeríaHonda Junior&Legends: evento únicoUn día de lluvia copiosa... Pirelli venía preparada y rodamos con neumáticos de agua...

Por segundo año consecutivo, se volvió a convocar a los jóvenes pilotos de la Copa Honda CBR300R para poder realizar una carrera excepcional para ellos. Bueno, para ellos y para los todos los convocados, nada más y nada menos que expilotos del Mundial de Velocidad y del Mundial de MotoGP.

Se trataba de repetir la experiencia del pasado año pasado bautizado como Premios Fiestas del Pilar Revival con una iniciativa que involucró a dos pilotos de los ‘90, Luis Carlos Maurel y Javier Arenas, donde ambos siguen corriendo en la actualidad en el Campeonato de Resistencia de Clásicas que se desarrolla en circuitos de Cataluña. Arenas como parte técnica de la organización a nivel nacional de la Copa Honda CBR300R, lanzó una propuesta a la parrilla de aquella nutrida cantera de jóvenes que por aquel entonces corrían sobre la CBR250R. La respuesta no se hizo esperar y la parrilla se llenó. Creo que, más por unos ilusionados padres viendo a sus hijos correr con aquellos ídolos que tuvieron como referente en el pasado, que propiamente por la competición. Pero la idea fue muy bien recibida también por los niños, puesto que era une experiencia nueva: la resistencia. En un principio tenía que ser una carrera de 3 horas, como las que Maurel y Arenas o yo mismo corremos, pero los neumáticos pensados para mangas de velocidad no aguantaban, así que se limitó a 2h. Este año no fueron los Bridgestone, eran Pirelli, pero la medida se calcó y se dejó en esos 120 minutos.ver galeríaHonda Junior&Legends: evento únicoLos que tuvieron problemas con sus motos, no perdían el tiempo, ¿eh Mariano y Pepe?

Lo curioso teniendo en cuenta la época del año en la que se celebra, cuando ya han finalizado los compromisos de los calendarios deportivos, es que la respuesta fuera tan masiva este año tanto por parte de los equipos de la Copa, donde se apuntaron todos, como la de los pilotos Legends… Honda esta vez se involucró directamente dada la buena respuesta del pasado año, así que era fácil que eso ocurriera. En el Circuito Internacional de Zuera, una pista tan divertida como ratonera, no cabían los más de 20 equipos que querían estar allí, así que tuvieron que seleccionarlos quedando en 18.
En este tipo de iniciativa es de muy agradecer el esfuerzo de los principales patrocinadores, en este caso destacando del mundo de las dos ruedas a Honda, Galfer, FARAM (Federación Aragonesa de Motociclismo) Pirelli que puso las ruedas y lubricantes Motorex. Por su parte también estuvieron apoyando la iniciativa Albacar, Ebroil, CDR Zuera Racing, el Ayuntamiento de Zuera y el mismo Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón. Gracias a todos ellos por apoyar esta iniciativa.

La Copa es la base

ver galeríaHonda Junior&Legends: evento únicoDaba miedo ver la llegada en estas condiciones de algunos grupos... Pero que emocionante...

Actualmente la cuna de las futuras promesas se encuentra en este tipo de copas de promoción y de los manillares de las Honda CBR250R, hoy ya CBR300R, han salido pilotos de gran proyección internacional. Quedaros con estos nombres que en 2016 han estado entre lo mejor de lo mejor: Moto 3 Cto. de España (Marc Alcoba, Alex Díez, Joan Uviña), Moto 3 FIM (Héctor Garzó, Alex Viu, Vicente Pérez, Raúl Fernández, Aarón Polanco), Red Bull Rookies (Alex Viu, Oscar Gutiérrez, Raúl Fernández), European Junior Cup (Mika Pérez, Laura Rodríguez, Marc Miralles) y CIV 4T Sport Production (Pedro Javier Castaño).

Estos chavales van como misiles y si habéis tenido la ocasión de ver alguna de sus carreras impone la igualdad y el corazón de todos ellos que dan el 110%. Ahora imaginar lo que es combinar esa pasión con la máxima experiencia de pilotos de renombre del pasado. La lista de inscritos de esos veteranos imponía con nombres como Carlos Cardús, Luis Miguel Reyes, Luis Carlos Maurel, Xavi Arenas, Manuel Hernández, Juan Cano, Herri Torrontegui o Julian Miralles entre los repetidores del pasado año, junto a los nuevos, como era Rubén Xaus, Josep Sardá, Juan Enrique Maturana, Ricky Cardús, Pablo Nieto, Gelete Nieto, Oscar Sainz o Quique de Juan… Sin duda un lujo y privilegio estar junto a ellos compartiendo pista, pero se sumaba a ellos la presencia de la prensa especializada del motor…Todos amigos. Un encuentro entre admirados, un reencuentro entre pilotos, en definitiva, un ambiente de los de antes entre boxes, camaradería y pasión por todos lados…

El pasado año mi estrecha relación con Maurel y Arenas por ser uno de mis rivales en pista en ese campeonato de clásicas con la GSX-R 750 de 1985 con la que corremos Jordi Roca y un servidor, hizo que fuera el único periodista especializado y, entre mi colectivo de profesionales, comentamos posteriormente el grato sabor de boca que aquella experiencia me dejó. Estar entre críos, lo de ser padre te sensibiliza más, combinándolo con la experiencia de los mejores pilotos del pasado, me dejó claro que sería un buen embajador de la idea, la cual aplaudí desde el primer día. El pasado año en el Premio Fiestas del Pilar Revival, ahora ya es el Honda Junior& Legend Endurance, como reconocimiento a toda la infraestructura y esfuerzo de la Copa Honda CBR300R. Sea cual sea el nombre, lo importante es que siga tan viva como los que la componen.

La experiencia se torció

ver galeríaHonda Junior&Legends: evento únicoHay que guardar estas fotos. Son de esas experiencias que no se olvidan...Felicidades a todos.

El tiempo no da tregua a nada ni nadie. El pasado fin de semana del 26 de noviembre anunciaban chuzos de punta, hasta el punto que se barajó la posible cancelación porque el tiempo estaba excesivamente revuelto. Pero allí estábamos la mayoría de los invitados, los de prensa todos, con baja de algunos de los pilotos veteranos invitados que no lo vieron nada claro y aunque algunos de ellos se presentaron con la esperanza de que aquello amainase, no fue así. De hecho, en Pirelli iban bien preparados y corriendo con slicks en la copa, los peludos (neumáticos) estaban a punto. A 6ºC de temperatura y lloviendo a mares, para que negarlo, poco me apetecía subirme y más sabiendo que el riesgo de caída allí estaba y la moto no era mía… Si el pasado año tuve de compañero a uno de los más rápidos pilotos de esta copa sobre aquellas CBR250R, Guillem Erill, este año en el sorteo me tocó a otro crack: Álex Díez, tercero este año en el final del campeonato. Con 14 años y con 20 kilos menos que el suscribe, su hermano de 11 Álvaro de 11 años también corre y lo hacía con Herri Torrontegui, sus ganas lo podían todo, así que si hubiese dependido solo de mi, igual me hubiese tirado atrás, pero solo por la ilusión de esos chavales el “no” no podía estar en mi vocabulario. Creo que después de lo comentado día antes de que posiblemente se anulaba, el mono de agua lo dejé en casa, más que nada porque con rascadores y joroba aerodinámica, ni me entraba… Pero allí estaba, hablando con Álex de sus pretensiones y de la moto, comentando que solo habían probado la moto con los neumáticos de agua en la carrera que les llevó el campeonato hasta el circuito de Cheste… Pero aquí las cosas eran diferentes a Valencia. El agarre de una pista del mundial de MotoGP o Superbike, al de una de karting donde los restos de gomas de los pequeños bólidos es una constante y donde las frenadas agresivas o aceleraciones en marchas cortas es la norma, sobre un piso tan mojado era fácil darse de bruces… Podía ser un problema… Y de hecho lo fue. Pocos pilotos no se fueron al suelo sin consecuencias para ninguno de ellos excepto alguna luxación, pero las ganas lo pueden todo. La ventaja de la carrera en esta pista es que el paso de curva es muy lento así que la mayoría era levantarse y seguir rodando, al más puro estilo pocket bike…

ver galeríaHonda Junior&Legends: evento únicoHernández y Maturana. Dos generaciones de mundialistas de 125cc. Al mal tiempo buena cara. ¡Sí señor!

Estrenaba casco, sin mono de agua, sin conocer la moto y menos los neumáticos. Así que me lo tomé con calma, dado que Álex iba más rápido y era él quien iba a clasificar la moto. Pero necesitaba también rodar porque no conocía la moto ni las gomas, así que rodé menos que el año anterior. Clasificamos la moto en 8 posición con un tiempo de 1,33, no sin comentar antes, aunque no nos afectara en la parrilla, que por adelantar en bandera amarilla nos penalizaron con nuestro primer mejor tiempo: cosas de la fogosidad juvenil. Dos periodistas por delante mío, Burgaleta y Benavente, con muchos cracks por detrás como Torrontegui, Sardá, Sainz, Maurel o Hernández, pero es que la lluvia no dio tregua a nadie. De hecho, en los cronometrados casi nos desclasifican, porque Álex salió primero y se atizó, dejándome la moto sin estribo derecho y con la leva de freno doblada. Había que salir para realizar mis 15 min mínimos obligatorios para entrar en la clasificación…  Frenar fue un poema tal como estaba la moto, pero mejoré el tiempo respecto a los libres a medida que cogía el pulso a las gomas (1’42), quedándome en el 1’38…

Carrera de tentetiesos…

ver galeríaHonda Junior&Legends: evento únicoSalida a lo Le Mans... "Emoción por todo lo alto"... ¿Os suena?

Las condiciones no mejoraron, así que era cuestión de tomárselo con calma. Me sorprendió la actitud de los legends, que entre los polvorillas se tomaban referencias en tiempos, que al final también fueron en caídas, donde los jóvenes jabatos tampoco cedieron y también se fueron muchos al suelo. De toda la parrilla de 18 motos, por lo que me llegó, solo un equipo no rodó por los suelos, habiendo casos de hasta 10 caídas entre ambos pilotos, todas ellas inocentes y que se arreglaban con un destornillador. Lo cierto es que al ritmo que se rodaba, caga vez con más ganas, no era de extrañar…

Álex entendió que esta carrera se ha de graduar y no volverse loco. Me preocupaba porque entre sus compañeros de Copa, la fogosidad de la juventud es difícil de calibrar y podía ponernos en jaque. Con Erill ya sabía que era eso, porque yendo cuartos el pasado año, cayó en la entrada a la recta de meta y no acabamos porque la moto quedó muy trecha. Álex lo entendió y ya no cayó más. Fuimos rodando con calma, pero sin parar y nos compenetramos bien. Yo no me aticé, no arriesgué más de lo que mis sentidos me permitían sobre esa pequeña Honda, mientras veía como caían los que me acababan de pasar. Nunca me había ocurrido algo así con tanta continuidad, que te pasen y verlo en el suelo a los pocos metros… En una vuelta llegué a contabilizar hasta 5 salidas de pista, sobre las ruedas o sin ellas: los controles parecían hormigas por los continuos ir y venir. Gracias por ellos y por su trabajo.

Por lo general con este circuito ratonero lleno de ángulos opté por ir controlando a “los balas” que venían detrás de mi estela para cederles el paso o por lo menos facilitarles mi adelantamiento. Álex salió en la carrera, al estilo Le Mans, motos en un lado y pilotos en el otro. Así que, en mi primer relevo, eran dos para cada uno de los pilotos, tuve la primera sorpresa con los Legends. El comisario me dio la salida después de que pasara por delante de mis narices Herri Torrontegui. Salí como una flecha porque no quería ni un segundo más de enfriamiento de las gomas. El santanderino Oscar Sainz tenía de referencia al piloto vasco para llegar a él. En mi primera curva frené como si llevara vueltas de carrera y eso Oscar no lo vaticinó, así que por no tocarme salió por orejas como cual júnior de la Copa: le pudieron las ganas… En el ángulo, dos curvas más adelante, miré atrás para cederle el paso, pero no había desaparecido...ver galeríaHonda Junior&Legends: evento únicoNo hace falta que os diga como estaba la pista... Una imagen vale por 1000 palabras...

Las clasificaciones cambiaban continuamente por los pequeños percances, pero Álex no falló y yo tampoco, así que fuimos haciendo para llegar a la meta en 6º posición después de haber rodado durante la mayoría de la carrera en 4º y 5º posición. Pero lo importante es que acabamos, hubo 6 abandonos, y en mi caso particular, quedé primero en la categoría prensa, como en aquel 1995, año en que debuté precisamente en resistencia sobre una también Honda CBR, pero 600F. ¡Qué recuerdos! El mismo que me llevo de esta carrera, la más difícil que he realizado por las condiciones climáticas, mojándome con mi mono de piel CDream, que acabó haciendo también de mono agua. Relleno de bolsas de plástico para que no me calara, dado que es de verano y está completamente agujereado, esta CBR300R también la piloté como nunca hubiese hecho en seco. A penas me descolgué, matándola en los ángulos para rodar lo mínimo inclinado, aprovechando su retención de motor descargando el tren delantero de fuertes frenadas, dado que las caídas venían por ahí: hasta frené con el de atrás…

Entrañable el ambiente. Entrañable la cena de la noche del sábado en Zaragoza explicando los lances de la carrera, de sus carreras en los mundiales de hace 20 años, de los que no se quisieron mojar, en definitiva, un placer que guardaré una vez más en la retina por compartir experiencias que solo veía por la tele. Gracias a todos por la experiencia. Y que no pare la música, ¡los viejos roqueros nunca morirán!

1 votos