Harley Davidson Heritage Softail Classic

Deme Gómez

3 votos

Bill Davis y su Super Glide Softailver galeríaHarley Davidson Heritage Softail ClassicFotos: Xavier Pastor

Bill Davis era un ávido ingeniero de St. Louis, amante de las motocicletas Harley Davidson. Inspirándose en las motos de antaño conocidas como hardtail, Davis ingenió un chasis similar al de estas motos pero con suspensión, ya que las hardtail no la llevaban: era un chasis rígido. Así nació el conocido chasis Softail, ahora patente de Harley Davidson.

El primer chasis Softail se realizó entre 1974 y 1975. Se trataba de una estructura de tubo redondo, con basculante que pivotaba en el voladizo por su parte inferior  pero que arrancaba de la parte superior, ubicando el amortiguador por debajo de la moto para que no se viera y que ópticamente fuera hardtail.
 
Utilizando como prototipo su propia moto para montar el primer Softail, una Super Glide de 1972, Davis lo patento y enseguida se puso en contacto con Willie G. Davidson; se reunían en agosto de 1976. Davidson se interesó por el invento, pero no veía claro incorporar el chasis a las cadenas de montaje. 
Bill Davis continuó desarrollando el chasis Softail, cambiando el pivote y los puntos elásticos, de manera que el amortiguador quedase bajo el chasis, con el punto de giro situado ahora en la parte superior del brazo oscilante triangular. Esto permitía situar bajo el asiento el clásico depósito de aceite que montaban las Harley Davidson. Davis intentó producir el nuevo chasis de forma independiente, pero no consiguió el suficiente apoyo. Pero la suerte le llegó de la mano de un alto cargo de Harley Davidson, Jeffrey Bleustein, que fue a verle en enero de 1982 para comprárselo todo: diseño, patentes, utillajes y prototipos.
Tras las correspondientes pruebas y desarrollo, el primer Softail de serie vio la luz en junio de 1983, en el modelo bautizado Harley Davidson Softail FXST de 1984. 
Esta en forma de resumen, es la historia de las preciadas Softail de Harley Davidson.

Heritage Softail Classic desde 1988ver galeríaHarley Davidson Heritage Softail Classic

La primera Heritage Softail Classic apareció en 1988, basándose simplemente en las sugerencias de una determinada época.
Harley Davidson ha mantenido vivo aquel concepto hasta esta Heritage Softail Classic de 2016, conservando todas las peculiaridades del pasado, pero con la tecnología del presente.
Las Softail siempre me han despertado curiosidad. Su chasis estéticamente es algo diferente. Parece rígido pero no lo es, efecto interesante y que tiene gran cantidad de adeptos dentro de la marca. 
La familia Softail siempre ha marcado una diferencia y no solo por el chasis. Han sido unos cuantos modelos distintos los que han equipado este chasis, desde aquella primera Softail FXST de 1984. Las más conocidas, sin duda, la Heritage Classic y la molona Fat Boy. Pero en el catálogo 2016 encontramos algunas más; Slim, Deluxe, Breakout, Fat Boy, Fat Boy Special y Heritage Classic. Además de la serie S, con la Slim S y Fat Boy S.
La Heritage Softail Classic es quizás la más seria de la familia, aunque un poco coqueta. Con un estilo un poco femenino, esta Softail representa el pasado de las motos americanas, con un aire muy genuino, que bien podría tener sus orígenes en el Far West.  

Una moto coquetaver galeríaHarley Davidson Heritage Softail Classic

El aspecto general del diseño de la Heritage Softail Classic, nos lleva de regreso a los tiempos del Duo Glide (FL) de 1958. Casi 60 años después, aquel diseño permanece vivo y casi imperturbable en la Heritage Softail Classic actual. La única y más relevante diferencia se encuentra precisamente en el chasis Softail: la Duo Glide utilizaba doble amortiguador con muelle de choque y el basculante suspendido. 
Las líneas fluyen desde el guardabarros delantero hasta el trasero y continúan por el depósito de gasolina, con el panel de instrumentos cromado, para continuar por el ahondado asiento del conductor y el del pasajero más alto, que conjuga con el efectivo respaldo, hasta llegar al guardabarros trasero. La Heritage se complementa con dos alforjas rígidas de cuero, con abertura superior que por cierto no es muy práctica. Cuesta lo suyo meter una simple bolsa con la compra del súper.
Los cierres de las alforjas son dos clips de plástico camuflados tras dos hebillas. No me cabe en la cabeza que habiendo hebillas no cumplan su cometido, porque ni siquiera son más funcionales que los propios cierres plastificados…

Cruiser o touringver galeríaHarley Davidson Heritage Softail Classic

Un parabrisas con un faro redondo evidentemente clásico, acompañado de dos pequeños focos antiniebla, complementan el glamuroso “look” cromado.
Las llantas son de radios con neumáticos de banda blanca, detalle que realza la figura coqueta de esta Heritage Softail Classic
El eterno bicilíndrico a 45 grados está repleto de cromo, con el depósito de aceite separado, también cromado. El diseño de esta pieza me encanta porque es un elemento que engalana a las Softail. El motor se aprecia como una piedra preciosa que elimina cualquier duda sobre si se trata de una máquina de fabricación estadounidense.
Aunque técnicamente es más cruiser que otra cosa, por capacidad de carga, posición de conducción, plataformas, parabrisas y faros, se diría que es bastante touring. Si desmontamos el parabrisas, las alforjas y el respaldo del pasajero, nos quedará una moto más cruiser. 

A bordover galeríaHarley Davidson Heritage Softail Classic

El equipamiento de serie de la Heritage Softail Classic no es de los más exquisitos de la marca, pero cumple con creces con las pretensiones de este modelo. 
Una consola adherida a la parte superior del deposito de combustible, alberga un enorme contador esférico que nos informa de los km/h. En su interior vemos una pequeña pantalla digital, donde encontramos los km totales, dos parciales, marcha seleccionada, revoluciones por minuto, autonomía y reloj horario. También se iluminan cuando corresponde, el chivato de la reserva, motor, batería y control cruiser.

En el lado izquierdo del enorme velocímetro tenemos un indicador del nivel de gasolina, a modo de tapón. En el derecho está el autentico de la gasolina, que por cierto, no dispone de llave. Me veo obligado a criticar este aspecto porque no puede ser que una moto que cuesta más de veinte mil euros tenga el tapón del tanque de gasolina susceptible de que cualquiera lo pueda abrir o llevásrselo por su refinado acabado.

Bajo el velocímetro podemos ver tres ventanas donde se iluminan los indicadores de intermitencia, neutral, chivato de presión de aceite y luces de carretera. 
En las piñas del manillar tenemos en la izquierda el intermitente izquierdo, luces, claxon, botón de gestión del menú de la pantallita digital y el mando del control cruise, por cierto, muy fácil en su manejo. A la derecha están los mandos del intermitente derecho, botón de arranque y paro, y warning. 
Destacar que ell acelerador de la Heritage Softail Classic es electrónico.

Un cuadro míticover galeríaHarley Davidson Heritage Softail Classic

El chasis es típicamente “harlyniano”. La tubería pesada forma una doble cuna con un doble tubo en diagonal que va disminuyendo para formar el distintivo basculante Softail. 
La horquilla de gran diámetro no es ajustable, y aunque se puede regular la precarga de los amortiguadores traseros del Softail, alguien va a tener que estirarse en el suelo para llegar a ellos —el polo opuesto al sistema de ajuste automático disponible en tantas motos—.
Es típico en todas las Softail que el asiento esté situado a baja altura: 690 mm son suficientes para todos. Hasta conductor más bajo podrá apoyar los pies planos en el suelo. Independientemente de la estatura, el asiento profundamente colocado, ayuda a bajar el centro de gravedad, por lo que es fácil ponerse de pie y controlar las maniobras de aparcamiento.
Los 333 kg de peso en seco son muchos kilos para un solo disco de freno delantero y rígido, aunque sea de 292mm de diámetro y pinza de 4 pistones. 
El trasero es como el delantero, quizás aquí demasiado teniendo en cuenta que representa el 30% de la potencia de frenada, incluso menos si se utiliza el freno motor.

Transmitiendo parver galeríaHarley Davidson Heritage Softail Classic

De la misma manera que el chasis Softail tiene un pasado interesante, el motor High Output Twin Cam 103B refrigerado por aire, se basa en el éxito del Twin Cam 88 y 96, que dio al mercado de Estados Unidos más de lo que cabía esperar; más cilindrada, más potencia, respetando siempre la configuración tradicional del V-Twin a 45 grados.

El High Output Twin Cam 103B de alta potencia recoge el legado de los motores Flathead, Knucklehead, Panhead, Shovelhead, Evolution, High Output Twin Cam 88 y High Output Twin Cam 96. Las prestaciones y la fiabilidad son el resultado de la infinidad de kilómetros recorrido por estos V-Twin desde 1909, el verdadero orgullo de Milwaukee.

La ergonomía de la Heritage Softail Classic es de las buenas, de las que no puedes quejarte. Los brazos quedan altos pero en su sitio, los pies un poco adelantados y bien acomodados en las plataformas. El asiento es lo único que por su perfil, con los kilómetros acusas una pequeña molestia en el coxis. Al contrario que el del pasajero, que dejó una buena opinión en mi acompañante.

La inyección electrónica gestiona la inducción y ayuda al motor a desarrollar un par de 13.30 kgm a 3.000 rpm, solo superado por los motores Twin Cam de 110” de la propia maraca americana. La transmisión constante de seis velocidades está orientada a proporcionar un bajo régimen de crucero, con una relación de cambio que va desde los 9.311 de la primera velocidad a los 2.79 de la sexta. A 2.700 rpm vas a 120 km/h, y a 3.000 rpm te pones en 140 km/h, una buena relación. Como es habitual en Harley Davidson, la transmisión de la fuerza a la rueda trasera, se realiza a través de correa dentada. 

Destino la lunaver galeríaHarley Davidson Heritage Softail Classic

Si tuviera todo el tiempo del mundo, le diría a mi chica que preparase un poco de ropa, cogería un mapa de todo el mundo, llenaría el deposito de gasolina y sin mirar atrás, apretaría el botón del control cruise y pondría destino a la luna.
La Heritage Softail Classic, es una moto de esas con las que harías una locura así, escaparte de la rutina, disfrazándote de corriente de aire. 
Me monté por primera vez en la Heritage y enseguida noté aquella sensación de estar en una moto genuinamente americana, en una verdadera Harley Davidson, de las de antes. El sonido y palpitar del motor, me dejó bien claro que ahí abajo había potencia y par, mucho par. 

Los desplazamientos cortos se hacen fáciles, es muy manejable para la moto que es y el peso que tiene. Pero hay que ir con cuidado en las rotondas/glorietas o las plataformas dibujaran un arco perfectamente definido en el asfalto. Rozan con demasiada facilidad, llega a ser incómodo, aunque para la mayoría de sus posibles compradores esto no tienen ninguna importancia. 
Así pues nos dirigimos a otras latitudes, con más verde y menos cemento. Casi puedo contar las veces que sube y baja cada pistón del twin de 103 pulgadas, es el placer de sentir el motor, de notarlo, de saber que hay una corazón grande que nos acompaña, bueno dos... Es curioso, pero el tacto del High Output Twin Cam 103B, es diferente al de otros Twin Cam 103 que he probado, posiblemente tenga mucho que ver el tipo de anclaje del motor al chasis. En este caso las vibraciones son bastante directas, se notan bien, forma parte del encanto de estos big twins.ver galeríaHarley Davidson Heritage Softail Classic La diferencia con el 103 que monta las culatas refrigeradas por líquido, bueno las válvulas de escape, el denominado Twin-Cooled, es mínima. No es una cuestión de prestaciones, sino de rendimiento.
El control cruise cada vez me gusta más y lo encuentro más acertado. Te permite circular por autopista de una forma distinta, más relajado y te cansas menos. Eso sí, cuidado con relajarse porque te puedes comer el vehículo que circula delante. Los kilómetros se suceden sin apenas darme cuenta. Únicamente el aire, que a pesar de disponer de parabrisas, la aerodinámica no es muy ejemplar. 
La relación de cambio de la mayoría de Harley Davidson, te permite estirar al máximo las marchas, con una sexta que nunca se acaba. Es el gran placer de conducir una Harley Davidson con High Output Twin Cam 103B.
Las carreteras de curvas hay que tomárselas con tranquilidad y buena letra. Mis pies perciben el asfalto enseguida, los rozamientos son continuos y se alargan por toda la curva, es inevitable. Por eso muchos bikers con estas monturas llevan un ritmo relajado, disfrutando de lo que les rodea, sin pensar en abrir gas solo por que sí. 
Los frenos de la Heritage Softail Classic ya hemos comentado que eran un poco justos para el peso y volumen y para el potente motor que la empuja. Y si a esto añadimos la incongruente ergonomía y diseño de la palanca de freno delantero de la mayoría de las motos custom, enseguida veremos que en una frenada de emergencia, la situación puede ser un poco molesta. Pero el “San ABS” está ahí para protegernos y acompañarnos a lo largo de todo el camino. Noté como actuaba en numerosas ocasiones, son “las pequeñas vibraciones de la salvación”.

ver galeríaHarley Davidson Heritage Softail Classic En esta Heritage, las suspensiones se comportan perfectamente. El chasis Softail no es ningún invento raro, hace ya demasiados años que demostró que no es una simple solución estética, su efectividad está más que confrontada. 
Con la Heritage Softail Classic recorrí 190 km con un depósito de gasolina, hasta que se iluminó el piloto de la reserva.
Para esta temporada que estamos, la Heritage Softail Classic se fabrica en ocho acabados: Cosmic Blues Pearl, Purple Fire Blackberry Smoke, Crushed Ice Pearl/Frosted Teal Pearl, Billet Silver, Olive Gold, Superior Blue, Vivid Black y la nuestra que era de color Amber Whiskey/Vivid Black. Esta Heritage que veis en las fotos cuesta 25.050€. 
Una moto coqueta, que hará las delicias de los amantes de las cruiser con tendencia touring.

3 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...