Harley Davidson Street 750

Harley Davidson Street 750

Deme Gómez

9 votos

La puerta estelarver galeríaHarley Davidson Street 750Fotos: Diego Sperani

Siempre he oído hablar de la puerta de entrada al mundo Harley y en esta ocasión han apostado fuerte con este nuevo modelo para atraer a nuevos clientes. Detrás están los ineludibles estudios de mercado y conclusiones correspondientes. Es la obertura hacia otros públicos, la búsqueda de nuevos caminos para llegar hacia lugares inexplorados...

La nueva Street 750 difiere en muchos aspectos del concepto que tenemos de la marca americana, sin embargo, es un paso adelante en muchos sentidos. No pretende sustituir a las Sportster más pequeñas, no tiene nada que ver. Su concepción se basa en una moto moderna, con un motor actual, diseñado para ofrecer el máximo de sí en todos los aspectos. En Milwaukee la han desarrollado pensando claramente en los mercados emergentes y en los bikers más bien jóvenes para perpetuar una clientela futura, crear adicción a la marca. 

Inspiración setentera, diseño siglo XXIver galeríaHarley Davidson Street 750

Inspirada en la vieja XLCR Café Racer de los setenta, la Street 750 se basa en una moto fácil, cercana, asequible y duradera. Una moto para todo uso, ideal para la ciudad y el día a día. Conceptos perfectos para la captación de nuevos clientes, que en otro caso posiblemente no se comprarían una Harley Davidson, por el peso y precio de los modelos habituales.

La visión a moto parada es de buen planta, destacando su poca altura. A simple vista ya se aprecia que estamos ante una moto súper manejable. Depósito ancho y aplanado, cupolino y colín café racer, combinado con un motor bicilindrico en V a 60º de 750 cc de refrigeración líquida, el Revolution X de prestaciones prometedoras.

El diseño general de la moto es bastante sencillo, sin grandes pretensiones, diría que funcional. La carrocería, en el caso de la unidad que probamos, combina el color Fire Red del depósito de gasolina, colín y guardabarros delantero, con el negro brillante genuino de Harley Davidson, denominado Vivid Black. Las tapas laterales están acabadas en negro mate. Se produce en dos tonos más, el mencionado Vivid Black y el negro mate/satinado Black Denim. Todos ellos colores que ya forman parte del catálogo de Harley Davidson.ver galeríaHarley Davidson Street 750

Continuando con el apartado ciclo, la horquilla delantera incorpora unos sugestivos guarda-polvos, un toque retro. Las espadas que sujetan el colín trasero, resaltando la figura de este a la vez que nos recuerda el origen formal de esta moto: la XLCR Café Racer del 77. Aunque en aquel caso, las formas del deposito y colín eran más rectilíneas, para mí, más atractivas. De la misma manera que la pequeña cúpula, bastante más grande en la moto del 77, como las que montaban las BMW R90 Daytona. En mi humilde opinión, la Street 750 debería parecerse aun más la XLCR Café Racer. Todo es cuestión de gustos. Y es que el depósito es quizás demasiado plano. Como tengas las piernas muy largas o seas más alto de la media, las rodillas asomarán por encima claramente. Una pieza que cobra gran protagonismo y aunque es difícil, debería haberse minimizado, al menos en lo que se refiere a los plásticos laterales, es el radiador. Y hablando de plásticos, las protecciones de la correa dentada de la transmisión secundaria son un tanto exageradas.

El diseño del propulsor, al cual han bautizado como Revolution X, es sencillo y un poco austero, estéticamente hablando. Únicamente los cilindros, con el pulido de la testa de las aletas, rompen un poco el ritmo lento de las formas generales. Los cárteres son simples, cumplen su cometido, incluso el logo de la marca se reduce a las líneas de la silueta de éste. Por el lado derecho el típico filtro de aire "harleyniano", pero de nueva factura. Y en el lado opuesto, se ha resuelto con bastante ingenio la salida de la conducción del líquido refrigerante que va de la bomba a los cilindros. El escape es un dos en uno, con unos colectores con poco swing la verdad, sencillamente pasan por el camino más corto.

ver galeríaHarley Davidson Street 750Las llantas, de 17 pulgadas delante y 15 detrás, también han sido diseñadas inspirándose en la Café Racer del 77. Inspirada en la legendaria Harley Davidson XLCR Café Racer del 1977En aquella época todas las llantas de fundición seguían este diseño de 7 palos. Los amortiguadores traseros resaltan por su acabado en cromo brillo, que según fábrica han sido diseñados específicamente para esta moto y un uso predominantemente urbano. Bajo el colín sobresale el controvertido conjunto inyectado de porta matrícula y piloto trasero, con intermitentes incorporados. 

Recién salido del horno

El motor de la nueva Street 750, también es nuevo, recién salido del horno. No sabemos si del horno americano o hindú, y es que por si alguien no lo sabe, esta moto se fabrica tanto en Estados Unidos como en la planta que Harley tiene en la India. La marca dice que da igual donde se haya fabricado, los controles de calidad son exactamente los mismos.

El Revolution X se basa en un V-twin a 60º de 749 cc, con 4 válvulas por cilindro y un árbol de levas en cabeza de cada culata, evidentemente. El diámetro y carrera de los pistones es de 85x66 mm, para una relación de compresión de 11:01. La alimentación de este V-twin la desarrolla un inyector Mikuni Single Port de un solo cuerpo y toberas de 38 mm de diámetro. Aunque la marca americana no tiene costumbre de facilitar datos de potencia y par, todo el mundo ya sabe que la potencia que desarrolla se encuentra en torno a los 58/60 CV a 7.955 rpm, unos 10 CV más que un Sportster 883 Iron, por ejemplo. En cuanto al par motor está alrededor de los 5,96 kgm a 3.790 rpm. La potencia puede limitarse a los 34 CV, perfecta para los conductores con carnet A2.

ver galeríaHarley Davidson Street 750

La rumorosidad mecánica del Revolution X es baja. Se percibe suave en todos los sentidos. El embrague está formado a base de discos múltiples en baño de aceite. Seis velocidades para el cambio de marchas, que transmite la fuerza del motor a la rueda por medio de una correa dentada.

Realmente este motor es la joya de la Street 750. Y aunque la gente de marketing de Harley Davidson digan que suena como una Harley, no es del todo cierto. No obstante, en el mercado de accesorios se pueden conseguir escapes con una cierta apertura y de más sonoridad, el sonido resultante nunca será el mismo que emite una Sportster. En primer lugar la refrigeración liquida ya hace que el motor suene muy diferente. La joya de la Street 750 se encuentra en su motor, el Revolution XPero es que además la configuración de ambos motores es muy diversa, así que nunca sonarán, ni tan siquiera parecidos. Pero no pasa nada, son filosofías diferentes, por lo tanto resultados diferentes. Y hablando de resultados, los que ofrece este motor son muy optimistas. El Revolution X dispone de una curva de par y potencia bastante plana, que se construye de manera constante entre 2.000 y 8.000 rpm.

A la vuelta de la esquina ver galeríaHarley Davidson Street 750

Cuando fui a recoger la Harley Davidson Street 750, casualmente me acaba de bajar de otra Street, pero muy diferente, una Street Glide. No me pondré a compararlas, por que son como el ida y la noche. Lo que quiero decir, es que estaba expuesto a sensaciones preconcebidas. Sería por este motivo que la encontré tan ligera, baja y fácil, pero en realidad es así.

El primer aspecto que sorprende es la poca altura de la moto en general, más el asiento, 709 mm. Sin duda una moto apta para todos los públicos. Arranca con facilidad y el motor se queda acelerado en busca de la temperatura adecuada. Aunque no bajan mucho las revoluciones del ralentí cuando ya está caliente. Me despido y hacia la autopista. Es de noche pero no importa, la iluminación del faro es correcta.

La Street se mueve con gran facilidad, pero la entrada en la primera curva me hace subir un poco el nivel de adrenalina. Se lanza hacia un lado, sin compasión, con la idea de irse más allá. Al principio me cuesta acostumbrarme, entiendo que es así. La sensación de caída hacia el interior en plena curva, no me la explico hasta que me doy cuenta del tipo de neumático que monta detrás. Un Michelin Scorcher de 140/75 R15, perfil plano con los laterales también inusualmente altos, que obligan a la moto a entrar más de la cuenta en los virajes.ver galeríaHarley Davidson Street 750

Ya encarrilado en mi correspondiente lugar de la autopista, pienso en como serán las curvas seguidas de una carretera de montaña. A medida que pasan los kilómetros me voy acostumbrando, hasta que por fin llego a casa. 

Giros cerrados y movimientos rápidos 

La siguiente puesta en escena de la novedosa Street 750 no es otra que la gran ciudad. Es aquí donde la Street desvela su gran potencial como moto urbanita. Realmente dan ganas de cogerla y recorrer las principales arterias de Barcelona de punta a punta. Una buena manera de probar la moto. Los estribos se encuentran bastante adelantados y altos, formando la pierna un ángulo más bien cerrado. Depósito ancho y aplanado, cupolino y colín café racer, un bombónEsto nos va bien para circular por la ciudad, dichos reposapiés no son un estorbo en la paradas de los semáforos. La posición es quizás más natural de lo que aparenta, y si nos dedicamos a dejar las cosas en su sitio, el manillar permite la posibilidad de posicionarlo a nuestro gusto.

Sujetando el manillar está la tija de dirección que, por cierto, merece la pena mención su acabado de molde de arena de los de antes. Se debería haber pulido antes de pintar esta pieza. No se a que otra marca de motos con nombre compuesto, me recuerda este hecho.ver galeríaHarley Davidson Street 750

Y sin dejar el tema de los acabados, me veo obligado a mencionar el grosor del exagerado pasamano utilizado como soporte de las estriberas. Si me dicen que es obra del herrero de la esquina, me lo creo. Como el soporte de la bocina, también sobredimensionado.  

El peso de la Street 750 son 206 kg en seco, no es que sea una pluma, pero sí que éste hecho hace que sea una moto manejable y apta para todos los públicos.  La horquilla tiene un ángulo de lanzamiento de 32 grados, lo que ayuda mucho a la manejabilidad. Como las llantas de 17 delante y 15 detrás, casi nada. Pero que nadie se asuste, las cosas con la Street 750 salen bien. En carreteras reviradas no hay más problema que el roce de los avisadores en las curvas más controvertidas. El cambio de marchas es un poco flojo, posiblemente no sea más que una sensación. Eso sí, es preciso.

El botón de paro de emergencia, si está accionado, no permite arrancar el motor, pero este continua girando. Junto a este botón, podemos ver varias bridas de plástico que sirven para unir los cables que recorren el manillar, y a las cuales no se le ha quitado bien el sobrante. Son pequeños detalles que suman.

Rodar con la Street 750 resulta muy fácil en cualquier escenario, por retorcido que sea. Las curvas. Sean del tipo que sean, no son ningún problema, al contrario. Únicamente la altura de las estriberas nos marcará el grado de tumbada.ver galeríaHarley Davidson Street 750

La parte ciclo es lo que es, un poco justa en todo. Las suspensiones cumplen su función sin ir más allá. Y en cuanto a los frenos se refiere, pues... tres cuartos de lo mismo. Frenar frena, pero podría mejorarse bastante si las pinzas fueran de mejor calidad y con algún pistón más. Los discos no son flotantes, lo cual merma aun más la frenada. Aunque con una custom se va tan rápido como con otras motos, hay ocasiones en que es necesario tirar de frenos al máximo. Son situaciones inesperadas que te las encuentras con cualquier tipo de moto, el destino no se fija en que moto vas montado.

En lo que a consumo se refiere, la Street 750 dispone de una correcta autonomía, con un depósito se pueden hacer 200 km, que son unos 5,7 litros a los 100 km. Como comentaba antes, lo mejor de esta moto es el motor. En autopista la Street 750 adquiere velocidad sin ningún tipo de problema, llegue a situar la aguja del cuentakilómetros casi al final del dial. O sea, que correr, corre.

Y ya que hablamos del cuentakilómetros, en lo que se refiere a información de abordo, la Street 750 se queda un poco corta, demasiado escueta. No dispone de cuentavueltas, típico en muchas custom. Tampoco hay indicador de temperatura motor, siendo de refrigeración liquida, no estaría de más. El precio de la unidad que probamos es de 7.500 €, pero si eliges el color Vivid Black son 7.300 €.ver galeríaHarley Davidson Street 750

Está claro que los puristas de la marca pondrán pegas a esta moto, una Harley Davidson pensada para el mercado europeo. Como en su día la V-Rod causó estupefacción entre los acérrimos a la marca y a sus clásicos motores, ahora la Street 750 sigue sus pasos y también despierta sentimientos adversos en según quien y muy positivos en otros. El futuro es presente, la evolución es inevitable y Harley Davidson quiere captar adeptos con su nueva Street 750. Bienvenida sea. 

9 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...