Ducati 1199 Panigale S ABS

Ducati 1199 Panigale S ABS: Los tiempos cambian

David Remón Paracuellos

ver galeríaDucati 1199 Panigale S ABS

Las Ducati ya no son lo que eran. Y si lo afirmo no es en tono peyorativo. Al contrario. Ahora son máquinas más abiertas a más gente, porque son menos toscas, más agradables de utilizar tanto en pista como en la calle. Esta fórmula les ha aportado más motoristas, receta que ha funcionado a las mil maravillas con modelos equipados con los motores 696 y 796, como son la Monster y la Hypermotard, a los que innumerables propietarios de estos modelos sin saberlo, creen que las Ducati siempre fueron tan suaves y fiables como las suyas.

Ahora sí que lo pueden pensar de la gama actual, porque verdaderamente las Ducati de hoy en día han cambiado. Los nuevos tiempos han traído la moderna tecnología que aporta la electrónica en todos los parámetros mecánicos y parte ciclo, consiguiendo que una moto que anuncia 195 CV se pueda llevar sin problemas y con más seguridad incluso que una peso medio del mercado; aporta suave entrega de la potencia así como por la parte ciclo ultra compacta. La había probado en el circuito de Abu Dhabi durante la presentación internacional, pero ese circuito no era un referente. De hecho con una presentación tan fuera de lo habitual, dado que las motos debutaban en ese circuito de F1 de Yas Marine Circuit, la presentación no dio demasiada realidad de lo que da de si este producto en manos del uso habitual de cualquier posible y afortunado comprador. Aquel trazado influyó en gran medida en las sensaciones de una moto que destaca por prestaciones y manejabilidad, pero en una pista donde todo son rectas, la Panigale no podía dar lo mejor de sí.

Para que aquellas sensaciones de la primera toma de contacto fuesen complementadas con nuestro ensayo por carretera, ciudad y circuito nacional, tres invitados estuvieron presentes en este ensayo. Una moto de estas características bien se lo merecía y si además son asiduos y experimentados usuarios algunos de ellos incluso de la misma marca, mejor que mejor. Así que además de introducir a la bella Panigale en el caótico tráfico matutino de Barcelona, también rodó por autopista, sinuosas carreteras comarcales y en la pista de Alcarrás, un referente por la variedad de situaciones dentro de su trazado.

En el circuito leridano optamos por varios usuarios. El "master" Ricard disfruta de su potente Monster S4Rs con kit de 148 CV con la que hace de todo con ella, desde carretera hasta circuito. Dos más que únicamente ruedan en circuito son Juan Carlos sobre una exclusiva Desmosedici preparada a nivel ciclo con algún que otro detalle como "quick shift" y Josep, empedernido usuario de las japonesas y propietario de una R1 de la que está enamorado... A todos ellos tuve el placer de tenerlos bajo mi tutela en los cursos de conducción que habíamos impartido tiempo atrás, así que mi conocimiento de su nivel estaba más que claro...
Veamos entonces como se ha comportado una de las motos más admiradas del momento y que impresiones ha despertado en nuestros invitados en la pista de Alcarrás. El precio es su principal freno, porque por el resto...


PVP:
DUCATI 1199 Panigale S ABS 26.995€

Para no dormir

ver galeríaDucati 1199 Panigale S ABS

Hay motos que en la vida te pueden quitar el sueño y una vez más Ducati es de esas marcas que aportan esa ilusión que para muchos no será real. Pero aún así la Panigale es seguramente el sueño más verdadero que podáis tener en vuestro garaje, porque ya no se limita a ser una moto de carreras con matrícula. He probado todas las Superbike de la marca en estos últimos quince años y la Panigale es quizás la moto más agradable de llevar por carretera y ciudad: en ese último medio queda sólo suspendida por el enorme calor que desprende. Pero por lo demás y perdonándole el reducido ángulo de giro, característica de los modelos de la marca, por ciudad se deja llevar mejor de lo esperado. Es más, creo que ha ganado algún grado de ángulo de giro gracias al nuevo y rompedor chasis que aporta. Os aconsejo que os deis un paseo por la presentación internacional a la que asistimos para que podáis disfrutar de sus exquisiteces, pero lo curioso es que ha sido cambiar el bastidor de tubería de acero por este "liliputiense" de aluminio, que parece que se mueve mejor entre coches, ya no sólo por su pequeña y compacta carrocería.

La Panigale la hemos querido probar en todos los medios para sentir plenamente lo que cualquier propietario se encontraría. Optamos por ir al circuito de Alcarrás desde Barcelona, pasando por cruzar la Ciudad Condal, rodar por autopistas, carreteras comarcales y nacionales, para finalizar en uno de los circuitos más conocidos por los "tanderos" de este país. Allí además de probar durante una completa sesión la moto en sus tres modalidades de funcionamiento, Wet, Sport y Race, dejamos que nuestros tres invitados nos diesen sus opiniones una vez bajados de sus motos después de haber realizado varias sesiones durante la soleada mañana de ese lunes.

La ciudad, la acepta

ver galeríaDucati 1199 Panigale S ABS

Quizás lo que más te asombra de esta moto es su tamaño. Es tan pequeña que hasta pasa desapercibida. De hecho cruzando la ciudad donde los semáforos sirven para ver el índice de atracción que aporta el modelo de pruebas que llevas, la Panigale es una moto que no llama excesivamente la atención. Me encontré más observado por las últimas 1198 pintadas con los colores de Ducati Corse que aporta ahora la 848 Evo SP.

La nueva Ducati si llama la atención es más por su rumorosidad, que personalmente pienso que se muestra algo exagerada, aunque en determinados momentos manteniendo el gas a punta de gas y a un régimen estable de unas 3.000 revoluciones, la moto manteniendo el empuje se "asordina" como si entrase una válvula para conseguir ese efecto. Otro de los detalles clásicos de las Ducati más extremas y que esta no podía pasar por alto, es el calor que emana su motor. Ahora con la fórmula de compactar al máximo el propulsor sobre los elementos que tiene a su alrededor, si antes era el escape el que nos podía molestar en una de las piernas, ahora son las dos pantorrillas las que sufren la radiación del calor. Casi tenemos en nuestras ingles la culata, en la que nos encontramos casi encima de ella: para muestra un botón, dado que desde el asiento la tienes a la vista. No hay que olvidar tampoco la bufanda del escape que se encuentra justo bajo nuestro asiento. Así que en ciudad, colapsado y un día de calor, la Panigale la sufres, lo mismo que el pasajero que casi ya ni cuenta para sus diseñadores. Su plaza es minúscula y el agarradero es tipo correa, anulado en nuestra unidad de pruebas porque estaba bajo el colín que sustituía a su asiento. Además los soportes de sus estribos ni estaban... Bajo el colín, ya que estamos en él, hay justo espacio para unos pañuelos de papel y además apretados, con una trampilla cilíndrica donde estaban hecha un rollo la documentación de la moto. Así que espacio poco o nada, al estilo Aprilia RSV4...

Pero ante todas esas "peculiaridades" por el medio urbano, se suman unas nuevas desconocidas sobre una superbike de este fabricante: la ergonomía. Es tan corta, ligera y estrecha que no la sientes como una RR, es más, si por este medio optas por seleccionar el programa Wet, donde la potencia se rebaja a poco más de 100 CV, la suavidad y progresividad sobre el puño de gas es más dulce que en una 848. Con esta programación te llevarás de postre unas suspensiones cómodas, el control de tracción que a la mínima que pises un paso de cebra te recordará que está activado a la mínima sensibilidad, sin olvidar el ABS que responderá también a la mínima exagerada desaceleración. Hay que recordar que su potencia de frenada es muy alta, pero también comentar que si bien en circuito le falta algo más de tacto de carreras, su dosificación fuera de pista a favor de la seguridad está mejorada respecto a su predecesoras, que además no aportaban ABS...

Tampoco aportaban la calidad de iluminación de esta 1199... Y os lo cuenta alguien que siempre le pareció corta la potencia de luz de las ópticas elipsoidales cuando corría con las 999 y 848 en las 24h de resistencia del Circuit de Catalunya. Hemos pasado de una sola óptica elipsoidal para cruce a y otra de carretera, a dos impresionantes ópticas para cortas y largas de tecnología LED. Esta solución es única hasta ahora y su calidad de luz es tan blanca como la de xenón pero de mucha más inmediatez de respuesta así como un campo de luz más amplio, sin generar esa sombra lilosa en el cerco del haz de luz clásico del xenón elipsoidal. Sin duda es el futuro que sólo algunos automóviles elitistas ya aportan...

Carretera y manta

ver galeríaDucati 1199 Panigale S ABS

Con el mono puesto saliendo de la ciudad y ya estaba sudando como si hubiera estado rodando en una sesión de pista durante media hora. Hacía mucho calor, unos 28ºC y eso entre coches y sobre una Ducati de SBK es algo a lo que hay que concienciarse. No me quiero imaginar haciendo el mismo trayecto ciudadano sobre unos finitos pantalones de verano por el centro de ciudades como Sevilla o Madrid, por citar dos ejemplos urbes en las que he pasado mucho calor y no era sobre esta moto....

Pero la cosa mejoró a la que ya anduvimos por vías más rápidas. De hecho y a pesar de las drásticas limitaciones por el perímetro de la ciudad, el alivio llego a los pocos metros para mí y para ella. La Panigale es una moto que pide de la colaboración de los electros ventiladores bastante a menudo dada lo cerrada que está su carrocería... Empezamos por adentrarnos en la autopista, vía aburrida donde las haya sobre una deportiva cuando ya no se puede correr. Pero una vez más la Panigale pasó con nota alta, porque sus cortas cotas entre asiento y manillar, deja que tus brazos no estén estirados al más puro estilo "Derbi RAN", con unos manillares más bien abiertos de lo habitual que todavía colaboran a que te encuentres mejor cuando ruedas a velocidades legales. Evidentemente los estribos dan la nota del conjunto porque están altos en busca de su cometido: no entorpecer las prestaciones de la moto cuando se anda en pista. Pero nada que no se pueda capear con unos estiramientos entre parada y parada para abastecernos de gasolina.

Y si hablamos de consumos y autonomía, también hay buenos datos. Sus 17 litros dan más autonomía que la clásica Monster de Ricard, uno de nuestros invitados, el punto de Aquiles de la Monster más potente de la historia. Con la Panigale puedes hacer sin problemas más de 200 kilómetros a velocidades legales, independientemente del modo que selecciones de motor. Rodando en el modo Wet observamos diferencias de medio litro, no más, sobre los otros dos modos que estaban a la par. Así pues hablamos de un consumo que puede ir de 6.5 l a 8 en función de tus ansias de aceleración y de las medias que lleves: saqué sin problemas 6,8 litros en autopista. Eso sí, en circuito desmelenándonos, los más de 10 litros llegan para extraer todo el potencia de sus 195 CV que anuncia...
Algo que me alegró en una Ducati, es que por fin los retrovisores sean de utilidad. En las recuperaciones sus largas varillas hacen que las vibraciones estén presentes, pero sólo en determinadas ocasiones. Pero también el régimen del motor es el que define la claridad de lo que reflejan y en este sentido sigue manteniendo el estilo de la marca: ¡sabes que viene alguien pero no sabes en qué!
Aunque aburrido de este medio porque tuve que andar bastante en él si quería llegar a tiempo a Alcarrás donde me esperaban para rodar, opté por saltar de la configuración Wet a Sport cuando la carretera mejoraba: las configuraciones de fábrica son susceptibles a alterarse en todos los parámetros a gusto del consumidor. En Wet las suspensiones son muy confortables, así que para mantener velocidades redias sobre una autovía que da pena en su estado por el tráfico de camiones que se desplazan de Barcelona a Zaragoza pasando por Lleida, es casi perfecta: la Sport la conectaba cuando la carretera mejoraba para obtener la respuesta que en bajos y medios no tiene el modo Wet.

En carreteras comarcales rápidas es una gozada. Cualquiera que busque en ellas el placer de conducción, estará conmigo en que peso y respuesta motor son básicos en este medio. A la Panigale no le sobran kilos y tampoco le sobra potencia, así que puedes configurar el programa Sport, el más equilibrado y fino para andar por carretera abierta en buen estado. El Wet a veces da tirones a bajas vueltas si mantienes puntas de gas, siendo ideal si tu carretera preferida no está en buen estado. Y así lo hicimos, enlazando las curvas como mejor sabe hacer ella, con facilidad. Quizás su respuesta en bajos no es espectacular para el potencial de la moto, pero creo que le penaliza su desarrollo excesivamente largo que no ayuda. En medios tiene una bravura que hay que tenerla en cuenta, porque esta ágil Ducati sin aportar control anti wheelies como su competencia, en cualquier cambio de rasante con las suspensiones blandas y abriendo el gas con energía, puede generar caballitos involuntarios. No es una moto que sea fácil generarlos aunque pueda parecer que sí, porque entre el desarrollo largo y la forma de entregar la caballería, si se pretenden generar controlados se ha de tener buena sensibilidad y habilidad.

Es una obviedad comentar que esta moto sólo quiere pilotos expertos si se quiere rodar fuerte, pero con todos los controles accionados está claro que es una moto apta para todos los públicos. Con un mínimo de experiencia puedes tener todo bajo control y tener las sensaciones de una superbike, pero sus controles no eximen a nadie de ser consciente y experimentado motociclista si se quiere rodar sobre ella extrayendo lo mejor de ti y de ella. Lo comento por si eres de los que te gustaría alquilar algún día una para rodar en pista, acción que Ducati España está llevando a cabo junto a Pirelli (Ducati-Pirelli Track Days).

La pista en su medio

ver galeríaDucati 1199 Panigale S ABS

SAlcarrás es un circuito que alterna de todo un poco. Tiene dos largas rectas e interesantes cambios de rasantes, entre los que se encuentra una bajada de infarto al más puro circuito mundialista de Portimao...

Aprovechando que la gente del Club Ducati Palamós estaba en su habitual encuentro anual, nos acercamos con la Panigale ya no sólo para rodar, sino también para tener sus impresiones de algunos de sus componentes; las tenéis más abajo.
Salimos a rodar con la posición Sport apreciando como esta moto consigue facilitarte todo. La goma trasera estaba bastante tocada por otra rodada a la que había asistido nuestra unidad de pruebas y la verdad es que sorprendía ver como estos Pirelli Diablo Supercorsa SP en tres mil kilómetros ya estaban tan degradados. Pero es eso lo que tiene rodar con tanta tecnología derivada de la competición. El enorme balón de 200mm ha de soportar una fuerza de su potente motor muy alta, pero siendo tan ligera y con su sensible y efectivo DCT se le puede exigir aún más en la salida de las curvas que en otras RR. La moto en Sport prácticamente no se mueve, empuja con fuerza pero sin desbocarse, entregando la misma potencia máxima pero con más dulzura que en Race. Aumentando el ritmo e influenciado por el estado de la goma, no paras de apreciar como en los relojes te anuncia que el DCT se está disparando. La verdad es que el cuadro de mandos además de ser espectacular en información y en diseño, es muy intuitivo y no te confunde gracias a que sus datos están en colores. También es el responsable de que la Panigale no la pases de vueltas porque el arco de luces anunciando que estas cerca del régimen máximo no dejarán que llegues a ello. Si por casualidad lo haces, no esperes encontrarte el brusco corte de inyección y encendido de las 11098 0 1198. Aquí la respuesta ante ese error de acción se manifiesta como en la más progresiva 848...

Si te desmelenas, que es fácil con ella, verás que es una pura sangre de verdad cuando pongas el modo Race. En la rápida bajada de pronunciado cambio de rasante te has de acordar que la moto empuja muy bien en medios y no te puedes arriesgar a estirar la segunda marcha porque no lo conseguirás. El mega wheelie que extraerás, te aportará segundos a tu vuelta y un susto de infarto, así que mejor que te acurruques bajo su cúpula con la tercera a fondo y para abajo... Así es como se lleva una Ducati de SBK. Donde en otras motos aún estirarías, en Ducati hay que poner una marcha más, siendo todavía más obvio sobre la Panigale porque su extra en ligereza. De todas maneras sorprende lo estable que es para lo corta y ligera que se presenta. Si te metes en la las curvas rápidas y redondas de acentuado apoyo, no transmite el aplomo de uno de esos chasis de acero, pero al llegar a las eses te darás cuenta porqué la Panigale es como es. Entras y sales a la misma velocidad en los cambios de apoyo que una seiscientos, más rápida incluso que una 848. Es lo increíble de esta moto, que además de fácil es de un control total.

¿Y lo de rodar con ABS? En todo momento llevábamos el ABS conectado y ni tan sólo en modo Race hizo amago alguno. Es más, se puede llegar a hacer un inicio de invertido siempre y cuando la rueda trasera siga rodando. Es una sensación muy rara pero es el futuro para aquellos que quieran un nivel de seguridad al máximo exponente deportivo. Os aseguro que os sorprenderá...
Lástima del precio de esta moto, pero está claro que la 1199 Panigale será una moto que va a marcar un antes y un después por todo lo que aporta técnicamente. Ya tenemos ganas de ver cómo se comportará entre esa jauría de "chalados" pilotos mundialista ante motos que ya llevan años en la parrilla en continua evolución. Ducati lo sabe y por eso está trabajando duro.

La opinión de los invitados

Ricard Martínez

ver galeríaDucati 1199 Panigale S ABS

"-El diseño es de las más bonitas que nunca he visto y eso que tiene unas dimensiones muy reducidas... Destacaría el diseño de su colín simulando la salida de unos escapes que ahí están en esa posición. También la parte frontal destaca por las reducidas dimensiones i líneas precisas.
Teniendo en cuenta que vengo de la mejor Ducati clásica naked, la primera sensación que tuve una vez encima, fue de comodidad y de acertada ergonomía. Contrariamente a otras motos radicales que he probado, la Panigale tiene posición elevada pero cómoda. La segunda impresión fue la de gran maniobrabilidad, de giro muy fácil. Sobre ella ninguna dificultad y todo está en su sitio. Y qué decir del cuadro de mandos. Simplemente impresionante. Siempre visible, claro y además espectacular.
Rodando sobre ella resalto nuevamente la facilidad y comodidad. La primera referencia respecto a mi Monster es la absencia de vibraciones, el sonido más agradable sin perder la esencia bicilíndrica de Ducati y la extrema suavidad de marcha. En curvas entra muy fácil, sin casi esfuerzo.
La probé únicamente en la programación Sport y me agradó la progresiva aceleración, sorprendiéndome el cambio quick shift por su comodidad. La frenada la encontré perfecta, pero parecida a mi S4Rs, que aporta también un buen equipo de pinzas de anclaje radial de Brembo.-"

Juan Carlos Escudero

ver galeríaDucati 1199 Panigale S ABS


"-Bajándome de la Desmosedici al subir a la Panigale lo primero que aprecias es su cómoda posición de conducción: no parece que sea una R... Llevándola en modo Sport la respuesta parece de una seiscientos, muy descafeinada, normal a bajo régimen y arriba todo muy suave, predecible y hasta se me hace demasiado tranquila. Cuando la pasas al programa Race, el quick shift y el control de traccion cambian de forma radical. El control de tracción apenas entra y el cambio es rapidísimo, con un motor explosivo de régimen medio hacia arriba. El buen conjunto con los nuevos frenos es muy bueno aunque lo único que no me gusto es que el depósito de liquido de frenos vibra mucho, seguramente la única herencia que queda de las anteriores Ducati...-"

Josep Obiols

ver galeríaDucati 1199 Panigale S ABS


"-La moto es muy pequeña y consigue que su conducción sea muy cómoda y realmente divertida. Después de haber probado los modos Race y Sport como mejor funciona, por lo menos en el circuito es en el modo Race. Pero de todas maneras me sigue dando la sensación que le faltan bajos, acostumbrado a la respuesta que tiene la R1.
Creo que es una gran moto que aporta todo lo necesario para disfrutarla en el circuito sin necesidad de hacerle nada extra.-"