Ducati SuperSport: Vuelve lo bueno...

Ducati SuperSport: Cuando lo bueno vuelve...

David Remón Paracuellos

8 votos

Volviendo a la lógica…

Ducati en 2017 ha llegado con una novedad de esas que agradan, que sorprende porque parece estar pensada menos con el corazón y más con la razón. Pero saliendo de la factoría de Borno Panigale no podía ser una moto indiferente, inocua. Se puede crear algo bello, pero también funcional, esquivando representar el icono del catálogo, con la presión de tener que defender cifras estratosféricas que en la mayoría de los casos no explotamos. Lo de las motos icónicas está bien, pero no a todos interesan… Cuesta entender a veces la escalada de potencia que llega a rozar la incoherencia. Modelos naked de más de 120 CV o trails asfálticas con más de 150 CV no todos las quieren, entre otras cosas porque son caras. Todas van muy bien y gracias a la electrónica son capaces de volverse como corderitos si así lo solicitamos, pero, ¿realmente les sacamos todo el provecho?

Todavía recuerdo el planteamiento que llegó a España a principios de los ’90 contagiados por algunos de nuestros vecinos europeos. Junto con los holandeses, los franceses hace años que tienen las motos limitadas a 100 CV y aquello no era de serio para muchos motociclistas de nuestro país... Entendí esa valoración para aquel que se planteaba comprar una Superbike para rodar en circuito, porque, al fin y al cabo, además de pagar buenas prestaciones en la parte ciclo, también se hacía sobre la mecánica que no rendía lo diseñado. Pero siempre he creído que un centenar y poco de caballos son más que suficientes para disfrutar de una motocicleta por nuestras vías, hoy y ayer… Sea sport, trail, naked o deportiva, meterse en más potencia por vías urbanas e interurbanas es trabajo extra no solo para la parte ciclo…ver galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Acción circuito SuperSport S (Blanca)y carretera SuperSport

Así que, si ya me gustó que KTM recuperase el concepto Sport bike con su Super Duke 1290 GT, tiene más de sport que de Gran Turismo, que Ducati haya hecho los mismo con la apuesta de la nueva SuperSport me alegra enormemente. Quizás estoy demasiado saturado de novedades en forma de trails asfálticas o nakeds y por algunos de vuestros comentarios no soy el único que piensa así: referencias a aquellas polivalentes motos F que hoy se han perdido me lo hacen ver. Si es verdad que la GT de KTM es desbordante en potencia, el planteamiento en Ducati con esta SuperSport ha sido mucho más equilibrado, precisamente el punto fuerte y de más valor del producto. Evidentemente esta SuperSport mantiene solo el espíritu de su predecesora, aquella Ducati diseñada por el sudafricano Pierre Terblanche responsable directo también de los diseños de la primera Multistrada y de la 999, modelos que destacaron más por su controversia en el diseño que en las ventas… Creo que solo sus Sport Classic triunfaron a pleno pulmón, pero más en alabanzas por diseño que propiamente en éxito de comercialización: estaban pensadas para los maduros pero con ergonomía de adolescentes, exceptuando la GT, adelantándose al estilo retro que tanto se demanda hoy.La versatilidad es uno de sus fuertes argumentos sin perder sello y personalidad Ducati

Hacía tiempo que no me subía a una Ducati y me transmitía tan buenas sensaciones. La SuperSport es una moto diseñada para muchos, no para pocos, con un abanico muy abierto de perfil que busque algo destacado en una moto pero que el resto también le importe. Es un compromiso real de moto para cada día, elegante y bonita, que funciona suave para ser un motor de altas prestaciones Bolonia. Cualquier talla entra en ella y sobre todo sirve igual para desplazamientos cotidianos, que, para escapadas de fin de semana. Tanto solo como acompañado, en carretera o en circuito, no hace ascos a nada. La ruta le encanta, a buen ritmo o sosegado, con el plus de que además siempre tienes la electrónica a tu mano, seas poco y muy experimentado.

Buena fórmulaver galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Ducati SuperSport S

Ducati no ha inventado nada con ella, sino que como hizo KTM en su día con la GT, ha recuperado algo que los japoneses 20 años atrás eran los líderes en desarrollo y en ventas en Europa. Hoy la SuperSport imita la fórmula, pero con su estilo y tecnología punta en el saber hacer de las motos deportivas, surgiendo esta interesante mezcla.

La SuperSport aporta un moderno motor Testastretta a 11º derivado todo él de la experiencia de la marca en el mundo de la competición. El Testastretta (culatas pequeñas) montados en aquellas 999, originaron el Testastretta Evolucione que equipó a la 1098 con la que nuestro Carlos Checa ganó el mundial de Superbikes en 2011. Hoy las Panigale llevan el Desmoquadro, otra historia, pero el Testastretta 11º es precisamente la evolución de ese Testastretta Evolucione, denominándose así por el ángulo de cruce de las válvulas que pasaron de los 41º a estos 11º; es el intervalo de rotación del eje del motor, momento de apertura simultánea de las válvulas de admisión y escape. Si la Multistrada de 2010 debutó con este motor para llegar después a la Diavel, ambos con 1200 cc, en esta SuperSport se ha quedado en los 937 cc. Es precisamente el segundo modelo que lo recibe, porque el primero ha sido otra de las novedades que hace poco os hablamos: la Multistrada 950. Con la misma potencia de 113CV a 9.000 rpm que la trail asfáltica, se perciben cambios en la forma de entrega del par motor. Si en la SuperSport el valor decae levemente, 9,46 Kgm a 6.500 rpm, la Ducati de manillar ancho anuncia 9,8 Kgm pero a 1.250 rpm más (7.750 rpm), que en una bicilíndrica en un sustancial diferencia. Así pues, se consigue que el 80% del par motor esté ya en las 3.000 rpm consiguiendo, como más adelante comentaré, una mecánica sumamente agradable de utilizar a medio régimen en cualquier marcha y velocidad.

Una de las partes que más seduce de la nueva Ducati es el bastidor, que siempre será rojo independientemente del color o versión que se escoja. Aun a semejanza con el frontal de la Panigale, la SuperSport se apoya en la misma técnica que las Multistrada, Hypermotard o la misma Monster. Se trata de un chasis en acero multitubular, sello inequívocamente Ducati, donde el mismo motor en estructura en L actúa como parte estructural del chasis. Destacar en su parte trasera, el basculante monobrazo en aluminio que descubre la bonita llanta inspirada en el diseño de las 1299 Panigale. Queda bien a la vista gracias a la solución del doble escape súper puesto, que, por cierto, desprende un sonido realmente seductor, pero sin ser molesto.ver galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Acción circuito SuperSport S (Blanca)y carretera SuperSport

Precisamente al venir el motor con “Ride by Ware”, acelerador electrónico, aporta tres posibilidades de programación: Sport, Touring y Urban. Aquí, además de modularse la entrada de potencia e incluso alterar el mismo valor final en el caso del modo Urban, el módulo Bosch 9MP ABS, aporta la información para que entre los 3 calibrados del ABS y los 8 del control de tracción, el comportamiento varíe notablemente. Sin llegar a aportar antiwheelies como en las deportivas más extremas de la marca, sí que viene con anti picado, control del levantamiento de la rueda trasera en las frenadas más fuertes para aquellos que busquen alguna escaramuza en circuito.

A cuál mejor

Creo que lo mejor de la moto es que la base es buena. Coexistirán dos versiones, SuperSport y SuperSport S, esta última enfocada más a los que quieren un comportamiento dinámico más deportivo. La primera costará 13.290€ y la segunda 14.790€, ambas se podrán adquirir en rojo con llantas negras, aunque como sucediera en aquella 899 Panigale, se podrá optar por el exclusivo blanco perlado mate  con llantas rojas sin aumento de precio.

Empecemos viendo las diferencias entre ambas además del posible color.
La estándar viene con horquilla Marzocchi de barras de 43 mm completamente ajustable y mono amortiguador trasero Sachs con precarga y extensión de hidráulico. La S es Öhlins la que equipa a ambos trenes con reglajes completos, con horquilla de 48 mm que obliga a cambio de tijas. Además, viene con tapa trasera para el colín en el mismo color que el resto de la carrocería, sin olvidar el cambio de marchas deportivo, el Ducati Quick Shift, que permite subir y bajar de marchas si accionar el embrague, que en la versión estándar se puede instalar de forma opcional.ver galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Ducati SuperSport S

Ya puestos en la parte ciclo, comentar que para ambas versiones el equipo delantero de frenos se confía a discos de 320 mm con pinzas de anclaje radial firmadas por Brembo con el modelo 4.32. asistido a su vez por bomba radial con depósito separado como en las mejores deportivas de la marca. Cabe hacer la objeción de que el depósito lo han situado demasiado centralizado motivado entre otras cosas porque si no en los giros de las maniobras tocaría con la carrocería, pero fuera de ser poco ortodoxa su ubicación no molesta, por lo menos para mí talla y posición sobre la moto: quizás haberlo montado más encima de la bomba hubiese sido otra opción.Se defiende bien en todos los medios y hasta en circuito es divertida

El peso de la moto es otra de las buenas noticias para los que busquen realizar poco esfuerzo para moverla, dado que hablamos de 194 kilos en vacío que se transforman en 210 kilos para ambas versiones cuando llenamos el depósito de 16 litros: para que tengáis una referencia, la Superbike Honda CBR 1000 RR Fireblade de 2016 pesa lo mismo…

Sobre sus formas, vienen buenas nuevas como es el hecho de que la cúpula aporta dos posiciones para poder aumentar en 50mm la diferencia entre alturas. Con un simple movimiento se varía, eso sin contar que al amplio asiento que acomoda bien las posaderas es estrecho en su unión con el tanque de gasolina, con lo que los espantadizos 810mm de altura al suelo no lo son tanto gracias a que el tiro de las piernas no queda arqueado. Pero si todavía no estás convencido, Ducati da la opción de reducir en 20mm la altura, e incluso para los más altos subirlo 25mm, pero lógicamente el nivel de confort en ambos casos variará respecto a mi apreciación sobre el estándar que he probado. En el caso de optar por el del aumento de altura, paralelamente el pasajero se verá también beneficiado con 10 mm extras de espumado para su plaza, que, combinando con los opcionales agarraderos de aluminio de notable tamaño, aseguran su máxima comodidad para la ergonomía de una Ducati sport como esta.

Detalles de diseñover galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Ducati SuperSport (touring pack)

La SuperSport en acabados, se ha cuidado con mimo, pero también en detalles de utilidad. Si acabábamos comentando hace un momento que se puede mejorar el confort del pasajero, también he de comentar que en el caso de no llevarlo se puede optar por extraer los soportes de sus estribos enfatizando su imagen deportiva, que, en el caso de la S con el colín monoplaza de serie, consigue un efecto óptico muy deportivo.

No se puede pasar por alto la belleza de su diseño, con la hilera de LED que se “pasea” por todo el frontal de la moto, contrastando con las ópticas que como en la 959 Panigale no lo son de esta tecnología. Esta actúa como “day light” no como luz de posición y en el caso de desearlo se puede optar por conectar las luces de carretera desde la piña derecha, que junto a la izquierda son de nuevo corte. Son simples y sin botonería al estilo joystick, sumamente intuitivos, aunque sigue sin convencerme que el pulsador de los intermitentes también forme parte del selector de la programación de los modos de conducción: por confirmar el paro de los intermitentes, siempre apareces en el modo selección...

El diseño de la SuperSport se ha cuidado con esmero, creando una moto con frontal semejante al de la Panigale y trasera de estilo Monster, sobre todo por parte del piloto que se ilumina con la M del modelo naked. Impacta ver que su carenado está muy vacío por sus costados interiores puesto que no se ciñe al motor, dejando mucho espacio con la idea de cubrir mejor las piernas del conductor. Llama poderosamente la atención el pequeño tamaño de la moto, haciendo posible que las tallas de 1’70 m. e incluso menores, se encuentren cómodas y proporcionadas encima. De hecho, para mi 1’80 m. la moto como podréis apreciar se ve compacta y en las tomas de circuito todavía queda más patente… Si es verdad que falta espacio entre al asiento y manillar para alguien alto, la ergonomía es perfecta, con depósito de formas muy agradables e insinuantes sin olvidar el amplio espacio del asiento.ver galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Acción circuito SuperSport S (Blanca)y carretera SuperSport

Detrás de la cúpula existen unos completos relojes que recuerdan mucho a los que aporta la Monster 821, aunque hay diferencias en la información, puesto que estos destacan entre otras cosas por el indicador de marcha engranada, nivel de combustible acompañado del nivel de temperatura del motor. El cuerpo de las cifras es pequeño, lo comento por los “clientes” de la presbicia, así que en el caso de que os animéis a instalar el módulo de Bluetooth para poder accionar las prestaciones de tu teléfono a través de la pantalla del mismo cuadro de mandos, todavía llenaréis de más datos la pantalla. Con el módulo opcional Ducati Multimedia System (DMS), podrás contestar llamadas, escuchar tu música controlado todo desde los mandos de la moto… Eso sí, tendrás antes que tener un intercomunicador vía Bluetooth en el casco para hacer realidad esta función …

Se trata a la SuperSport con especial mimo en lo que se refiere a cuidar a los diferentes clientes que pueden inclinarse por su compra. Han preparado tres paquetes de opciones que coinciden con las denominaciones de los programas de conducción, Sport, Touring y Urban, pudiéndose instalar si se quisiese los tres en la misma moto. Si queréis saber todo lo que alberga, ya lo publicamos en la presentación de la moto en el pasado Salón de Milán.

Para finalizar antes de entrar en su comportamiento, decir que el mantenimiento es cada 15.000 kilómetros o anual, lo primero que llegue, mientras que el mantenimiento de las famosas correas y ajuste de válvulas es cada 30.000 km.

Carretera y ducateandover galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Ducati SuperSport S (circuito)

En la SuperSport han trabajado para que la facilidad de conducir sea una de sus mejores cualidades. Con 24º de lanzamiento y 91 mm de avance, se consigue mitigar el exceso de los 210 kilos en orden de marcha, así que la moto desde el principio se siente muy ligera. Su sonido es puro de la marca, pero la Euro4 además de poner los horribles catadióptricos en los laterales de las barras de la suspensión, también habla de las emisiones y consecuentemente afecta al sonido, no siendo molesto.

El tacto del gas es exquisito, lo mismo que el del freno delantero y el trasero, no siendo tanto el del embrague. Es por cable y para mi gusto es duro, aunque preciso y eso, viniendo de una herencia indirecta de las Hypermotard ya es un avance, porque maniobrando eran un desastre aquellas primeras versiones: se calaban como si fueras un novato…

Sobre ella, la posición de los retrovisores es buena, dejando visibilidad gracias a los largos brazos de los mismos, afectándoles poco las vibraciones del gran motor bicilíndrico. Solo en las recuperaciones entre el margen de las 3.500 y las 4.500 rpm en la marcha más larga pierden la compostura, pero eso es gas a fondo…ver galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Acción circuito SuperSport S (Blanca)y carretera SuperSport

La organización nos preparó una ruta interesante por carretera de curvas que ya empezaba desde el campo base, que no era otro que el circuito de Monteblanco. Desde el inicio te haces rápido a ella, es de esas Ducati que poco tiempo te has de dar para acomodarte a su estilo y eso será muy de agradecer para “los de fuera”… Los semi manillares están instalados por encima de la tija en forma de dos piezas; los había perdido de vista desde que desaparecieron aquellas ruteras ST4… Quizás desde la perspectiva del conductor, llama la atención la ubicación del depósito de líquido de frenos con demasiado protagonismo en el poco espacio que hay en el puesto de mando.

Pero la virtud dinámica que se aprecia desde el primer momento, es el carácter de su motor, puesto que el comportamiento recuerda mucho al carácter de los propulsores dos válvulas de la marca. Aquellos aportaban un importante empuje a bajo y medio régimen, siendo además su capacidad de retención muy alta, consiguiendo que la conducción en puertos de montaña apenas se tuviera que reducir marchas. Pues bien, esta SuperSport muestra la misma virtud. Es por ello que colabora y mucho, en la forma de moverse en curvas, mostrando un carácter que hace que ruedes fácilmente por debajo de las 5.000 rpm, con un empuje que sorprende para su potencia. Apenas hay que frenar y si se hace, la potencia y el tacto de los frenos relucen enseguida, aunque sobre el tren trasero hay que ir con más cuidado si no quieres que entre el ABS.ver galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Acción circuito SuperSport S (Blanca)y carretera SuperSport

Los modos de conducción predeterminados por fábrica están bien ajustados, aunque nosotros rodamos principalmente con el Sport y el Touring. Entre ellos aprecié la diferencia de empuje en forma de más carácter en el Sport, mostrando también menor cifra en el control de tracción y ABS por ser menos intrusivos. Cambiar al Touring es fácil, no siendo tanto el variar la programación que quieras para tu estilo de conducción, tanto si es para quitar como para poner más valor a los controles. Hay que entrar al menú con la moto totalmente parada y modificarlo, con la opción de que se guarde para siempre, de manera que, aunque paremos la moto, vuelve a recuperar lo programado.Destaca el confort de las suspensiones en la estándar y el rendimiento de frenos

El tiempo nos respetó y disfrutamos mucho de la ruta. Hacía fresco, pero con la protección aerodinámica no pasamos frio. El comportamiento de las suspensiones fue otro de los puntos que me cautivó, porque hablar de Ducati normalmente es hacerlo de una moto radical que poco mira el confort. En este caso y rodando por una carretera en mal estado, no tuve queja, al contrario, se podía rodar ligero con todo el valor de la estabilidad gracias a su trabajo. Los controles en el modo Touring, funcionaban cuando se le pedía acelerar rápido a la SuperSport, con algún que otro rebote más seco por parte del tren trasero motivado por la ausencia de las bieletas progresivas. Su falta está justificada por costes, peso y por la llegada del control de tracción, que modera las reacciones del tren trasero cuando nos excedemos.

Corta pero intensaver galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Acción circuito SuperSport S (Blanca)y carretera SuperSport Después de rodar con la versión base durante una ruta de 130 kilómetros que nos llevó hasta la zona de las Minas de Riotinto, tuvimos la oportunidad de probar la versión S en el Circuito de Monteblanco.

Se trata de una pista en la que existen curvas lentas y rápidas. Si las gomas en la prueba de carretera eran los Pirelli Diablo Rosso III con las presiones que marca fábrica, en la pista fueron las mismas, pero con variaciones: 2,1 Kg delante y 1,8 Kg detrás. La moto se nos entregó con la cúpula alta del paquete Touring, levemente ahumada, quitándole los retrovisores y dejando libre la parte trasera de todo soporte: el colín a pelo sobre el asiento. De esta forma y con las suspensiones doradas confirmando que son Öhlins quien las equipa, la moto es tremendamente atractiva; mirar fotos de la galería.

El circuito me lo conozco, pero como es un trazado que tiene muchas posibilidades de variación, nos pusieron el mismo que en la presentación de la BMW S 1000 RR pero con cambios. Extrajeron la parte de la subida, haciéndolo más largo y creando la curva de derechas más rápida del circuito. Con el escape Akrapovic homologado, salimos a la pista. Aquí en el circuito, todavía acusé más la falta de espacio para poderme mover con soltura sobre la moto, pero eso es en las frenadas, porque abriendo gas, además de no asustar su fuerza de empuje, no compromete a la moto ni a la posición del piloto. Su potencia queda corta en relación a las deportivas de hoy en día, pero te das cuenta por su carácter, que se puede rodar muy deprisa, eso sí, como se hacía antes sobre una Ducati, con marchas largas. Es una virtuosa de las recuperaciones y eso la hace muy cómoda para aprender a rodar rápido. En las zonas más lentas se mueve ligera, más de lo esperado, pero en las rápidas existen movimientos de flaneo que cesan a la que cortas gas, levantas la moto o entra el control de tracción. Me llama la atención que esta unidad esquive la instalación del amortiguador en la dirección opcional para rodar en circuito. Pero en las Ducati pocos problemas de estabilidad tendrás y pocas veces los instalan: esta no es una excepción.ver galeríaDucati SuperSport: Vuelve lo bueno...Acción circuito SuperSport S (Blanca)y carretera SuperSport

La frenada es espectacular para las prestaciones de la moto y con ella llegué a vislumbrar los 238 kilómetros por hora a final de recta. Nunca se me disparó el ABS en el tren delantero, aunque del control de tracción no pude decir lo mismo, por eso en la segunda tanda opté por poner el ABS y el control de tracción en el nivel 1. Salí con ganas simplemente por el dato de caballería tan dulce…. Aun así, me quedó claro que, buscando las cosquillas, el avisador de que el control de tracción estaba trabajando, lo vi en varias de las curvas en cada vuelta. La seguridad por su presencia es total, no menos que el sorprendente rendimiento de los Diablo Rosso III metidos en faena en la pista de Monteblanco.

A mí me van las cosas fáciles, aunque muchas veces los retos surgen porque en nuestro trabajo nos enfrentamos a productos muchas veces innecesarios.  La SuperSport es de esas motos elocuentes y lógicas, que si tenemos suerte, los que amamos el mundo de la moto, representará el inicio del enriquecimiento de un recuperado segmento de motos coherentes. Es divertida, cómoda en ergonomía y uso, bonita como pocas y además con sus controles, es una perfecta escuela de madurez para aquel que viene de motos pequeñas. A mí me va. A muchos les gustaría tener una Ducati deportiva sin complicaciones y a un precio asequible. Creo que la SuperSport en cualquiera de sus dos versiones lo ha conseguido. ¿Tú que opinas?

8 votos