publicidad

Daelim S3 125 FI

Daelim S3 125 FI: Un GT con mucho gancho

ver galeríaDaelim S3 125 FIDaelim S3 125 FI

En Daelim llevaban mucho tiempo sin agitar el mercado. Y ha sido de repente, casi como de la noche a la mañana, apenas sin avisar, cuando nos hemos encontrado con el nuevo S3 125: tecnología de vanguardia, potente motor refrigerado por agua, con culata de doble árbol de levas y cuatro válvulas, y todo ello envuelto en un diseño moderno y realmente acertado. Si sorprendidos nos hemos quedado con la nueva línea presentada, un vistazo al precio final ha sido definitivo: 2.649 euros es una más que razonable invitación a no quitarla ojo de encima. Dar mucho por poco sigue siendo el mayor gancho del mercado, qué duda cabe.


PVP:
DAELIM S3 125 2.649 €

Texto y Acción: Pedro Freire

Puesto de conducción

ver galeríaDaelim S3 125 FIDaelim S3 125 FI

Por tamaño exterior, el S3 se queda por debajo de los GTs grandes del mercado, pero por encima de los GT compactos. Está en un punto medio que le permite recoger las ventajas de ambas categorías: la amplitud de la posición de conducción (tanto para el pasajero como para el conductor) y la manejabilidad en conducción urbana. El puesto de conducción en sí, ofrece una altura de asiento bastante contenida, 745 mm, con los que no hay ninguna dificultad en llegar al suelo con los dos pies. La ventaja que ganas con una cosa, la pierdes con otra, y esa es no poder ofrecer espacio para dos cascos integrales debajo del asiento: solo cabe uno y acompañado de uno abierto. El S3 es cómodo. En uso urbano se agradece el suelo plano para tener más libertad con los pies e, incluso, transportar una mochila o maletín entre ellos. Las piernas no quedan demasiado flexionadas y está bien resuelta la segunda posición, con las piernas estiradas a lo custom, mejor indicada para carretera abierta, aunque la plataforma de apoyo es demasiado estrecha y medio pie quedará "al aire". Un detallazo es que el respaldo del conductor se puede regular por medio de unas palomillas en su base, lo que asegura un confort total vayas en la postura que elijas. El parabrisas ahumado resulta demasiado bajo y no ofrece protección. Es más recomendable el parabrisas alto que se ofrece como opción, con una altura justa para no tener que ver a través de él y mucho más efectivo. Si eres de los que te gusta que las cosas vayan bien guardadas, hay dos accesorios que te interesarán: una guantera accesoria, muy bien resuelta y accesible, a modo de viga central en el suelo, o si no tienes suficiente, un baúl trasero a juego.

Mecánica

ver galeríaDaelim S3 125 FIDaelim S3 125 FI

El motor tiene su encanto gracias a una total ausencia de ruidos y vibraciones. Sale con decisión y resulta ciertamente veloz -el marcador llegaba a unos falsos 130 km/h, pero debe de rondar unos nada desdeñables 110 reales-. Lo hace bien por carretera abierta, ayudado, además, por sus ruedas de 14 y 13 pulgadas. Este motor tiene nombre: Fi4, y estamos hablando de lo mejorcito que puedes esperar en ciclo 4T para la cilindrada de 125 cc: refrigeración líquida, doble árbol de levas, cuatro válvulas, inyección electrónica,... y muy compacto en tamaño. Daelim también se ha esmerado trabajando en su interior y aparte de suavizar vibraciones, ha mejorado también el empuje desde muy bajas vueltas. El grupo termodinámico viene del Roadwin R con refrigeración líquida y culata 4v y DOHC.

Comportamiento

ver galeríaDaelim S3 125 FIDaelim S3 125 FI

Daelim también estrena un nuevo bastidor. Con el diseño de la S3 ha conseguido no sacrificar rigidez manteniendo la ventaja del suelo plano, algo poco frecuente en scooters GT de alta gama. Y es que, nada menos que tres tubos parten de la pipa de la dirección para dar una consistencia que, hagas lo que hagas conduciendo, no inmute lo más mínimo a la columna de la dirección. El scooter es muy ligero, 159 kilos, lo mismo que un Burgman, lo que permite no lastrar demasiado sus 125 cc, y eso se nota en la respuesta con el acelerador. Sin embargo, la suspensión trasera resulta un poco áspera. La precarga de los amortiguadores de la unidad que probamos se encontraba en la segunda posición y mostraban un tacto duro con una recuperación súbita al pasar un bache. Los frenos, por su parte, andan un poco justos. Cuenta con discos lobulados de 240 mm delante y 220 detrás, y aunque están combinados en la maneta izquierda de forma muy discreta, les falta la clavada final, probablemente debido al uso de latiguillos convencionales.

A dúo

ver galeríaDaelim S3 125 FIDaelim S3 125 FI

El pasajero, como el conductor, no se podrá quejar, en cuanto a confort se refiere. No hace falta escalar para subir a lomos del S3 y las estriberas del pasajero se despliegan automáticamente al presionar el botón, una solución tan cómoda (no hay que agacharse) como higiénica. El asiento del pasajero es algo corto en longitud, pero muy cómodo, y más con el respaldo opcional que se ofrece. Las asideras laterales resultan estar a una distancia idónea para poder viajar durante largo rato sin molestias en brazos ni manos. Un último detalle: el tapizado del asiento está cosido en hilo rojo.

Valoración Final

ver galeríaDaelim S3 125 FIDaelim S3 125 FI

El primer contacto con el S3 ha sido muy positivo. Su propulsor ofrece unas magníficas prestaciones, como ya hemos visto, está bien resuelto estéticamente y tiene infinidad de detalles vanguardistas. Sobre este último punto conviene resaltar una de las principales características del S3: no cuenta con llave de contacto. En su lugar se emplea un emisor-llavero, que a un radio de 1 metro permite poner el scooter en marcha accionando un simple pomo, o bloquea el encendido al alejarse, dejándolo inmovilizado. La iluminación también es impactante. El faro central, multicónvex con bombilla halógena, está secundado por dos rosetones de luz de posición compuestos a base de diodos LED de color blanco azulado, que definen la personalidad de este S3. El remate con una serie de "gadgets", como el completísimo tablero de instrumentos, el freno combinado, respaldo regulable, apertura de asiento por botón con amortiguador e iluminación, dos guanteras, tomas de corriente, etc... conforman un utilitario práctico y a la vez muy cuidado. Daelim debía "ponerse las pilas" con mecánicas y productos más modernos tecnológicamente, y con el desarrollo del S3 ha hecho con nota alta sus deberes. Y ya no digamos al ver el precio.


publicidad