BMW nineT Urban G/S: Para nostálgicos

BMW nineT Urban G/S: Para modernos nostálgicos

Víctor Maciel

4 votos

Un amor de veranover galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosFotos: María Pujol

Como los polis de las películas americanas... yo no debería escribir sobre esta moto. Me encuentro demasiado involucrado "emocionalmente" y puede que no sea del todo imparcial. Aunque finja criterio y profesionalidad, lo cierto es que estoy perdidamente enamorado de la Urban G/S.
Podría decir que la quiero sin esperar nada a cambio... pero lo cierto es que mi pública y precipitada declaración de amor, oculta el oscuro y corrupto deseo de que BMW se apiade de un hombre enamorado "por encima de sus posibilidades" y cree un descuento, o un plan de financiación especial para ilusos que no podemos permitírnoslo.
13.870 euros, es el precio de venta al público recomendado, con impuesto y matriculación incluidos. Descartada la idea de vender mis órganos y también la de hacer una colecta, he asumido que así: "en efectivo" no llego a pagarla, pero con la financiación Select de BMW me lo podría plantear. 3.953 euros de entrada tendría que pagar, más 35 cuotas de 150 euros y una cuota final, que es la que pica, de 6.114 pero en la que, si has hecho menos de 30.000 km, BMW te da a escoger entre pagar la cuota, devolver la moto, o cambiarla por una moto más nueva y seguir pagando.
No está nada mal esta financiación, me lo tendría que pensar, pero más allá del presupuesto que un servidor pueda destinar a la que sería su quinta moto, lo cierto es que la encuentro especialmente atractiva para adquirir una moto urbana que ha garantizado su fiabilidad, heredando el motor de la máquina que más vueltas al mundo a dado la última década: La R 1200 GS de aire.ver galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosComienzo hablando de fiabilidad, porque en una moto que te planteas pagar a plazos, este punto es imprescindible. No hay nada más odioso que tener problemas con una moto que aun no has terminado de pagar. También se que es raro hablar de fiabilidad en la prueba de una moto nueva. Normalmente no lo hacemos... porque más allá de lo bien o mal que pueda ir una moto, este dato en concreto lo desconocemos. Sin embargo, por el motor de esta nueva BMW nineT Urban G/S "pondría las manos en el fuego". Después de todo, lo que pueda hacerle yo, nunca será peor de lo que Miquel Silvestre le haya hecho dando tumbos por todo el planeta.
Si de la más popular de las Trail turísticas recibe la mecánica... la estética la hereda de aquella primera GS que originó la leyenda. No en vano, en su presentación BMW reunió a la recién llegada de la familia nineT con un puñado de flamantes GS80 de 1980, como para dejar claro que el parecido estético es innegable. Pero es un parecido estético. El planteamiento es completamente diferente. No es razonable juzgar a la Urban G/S comparándola con las motos de las que desciende. Esas estaban pensadas para dar la vuelta al mundo... y esta, sin más, no lo está.
Como su nombre lo indica, y más allá de las apariencias, esta nineT es una moto 100% urbana... pensada para desplazarse por la ciudad con comodidad y elegancia, para hacer alguna salida de fin de semana pero sin muchas aspiraciones deportivas y para coger una pista de tierra, si llevas los neumáticos correctos y no te importa arriesgarte a destrozar una moto que cuesta más o menos el doble que una moto de enduro.
ver galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosNo es que a mi no me importe arriesgarme a caerme, es que la tentación de pasar por al lado de una pista de tierra, con una moto con esta pinta, es demasiado grande como para dejarla pasar... y más habiendo terminado la sesión de fotos "reglamentaria", lo que garantizaba que si tenía algún percance, más allá de la inevitable bronca, el reportaje habría salido de todos modos. Acabábamos de terminar la sesión de fotos en la bodega y restaurante Oller del mas -a quien, por cierto, estamos muy agradecidos- cuando encontré un camino que me invitó a comprobar que tal va esta moto urbana por pistas de tierra.
La Urban G/S tiene un centro de gravedad bastante bajo, un asiento largo sin desniveles que permite mover el culo hacia atrás cuando hace falta y unas suspensiones bastante blandas. Llevarla por la tierra es bastante sencillo, aun cuando la unidad de pruebas no llevaba montados unos neumáticos desarrollados para tal fin.
La Urban puede pedirse con neumáticos offroad sin sobre coste, de hecho: también puede pedirse con llantas de radios, aunque esta opción añade al precio de la moto 475 euros. Estoy seguro que de haberlos llevado montados, me habría divertido como un crío, porque aunque la moto no está pensada para lanzarse a la aventura, tampoco se acobarda cuando el asfalto se termina, sino que se deja llevar donde por sitios en los que la mayoría de las motos urbanas no pueden entrar.
La parte ciclo
Aunque los neumáticos offroad no tengan un sobre-coste, la polivalencia de la moto sí que lo tiene, porque una suspensión lo suficientemente blanda para que abandonar el asfalto no signifique dejarte la dentadura en el intento, convierte a la Urban en una moto menos eficaz que sus hermanas de la familia nineT para rodar rápido en carretera de curvas.
ver galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosNo es que la moto sea lenta, ni mucho menos... es solo que habiendo probado la Pure y la Racer recientemente, encontré a la Urban demasiado blanda de atrás.
Está claro que si ambas suspensiones fueran más firmes, podría permitirnos rodar un poco más rápido por asfalto y también está claro que ganaríamos por un lado y perderíamos por el otro. En cualquier caso: a mi la suspensión delantera no llego a incomodarme jamás, aun cuando rodé con la moto tan rápido o más que con la Racer. No es que con la Racer rodara despacio, pero mido 1.85, peso algo más de 85 kilos y habitualmente voy más rápido en una moto cómoda que en una de planteamiento más radical, en la que mover mi propio cuerpo es el principal obstáculo para poder rodar deprisa.
La suspensión delantera en el fondo es la que más me importa, porque cuando una moto se mueve de delante dejo inmediatamente de acelerar. En este caso es blanda, pero no le encontré el límite. El límite de la trasera, en cambio, es mucho más sencillo de alcanzar.
Cuando sientas a alguien detrás que pesa más de 80 kilos, la moto, que normalmente es súper estable y fácil de llevar, se convierte en una herramienta menos "exacta". Vas para el lado que quieres tu, pero un poco por el camino que quiere ella. La dirección se vuelve imprecisa y las frenadas cambian drásticamente el reparto de pesos, sobre todo si quien va detrás se esfuerza por no cogerse del conductor... que por otro lado es -básicamente- lo único que hay para cogerse yendo detrás, porque la tira del asiento es puramente testimonial. Si acaso vale para pasar la ITV como biplaza y para muy poco más. Yo llevé a un amigo que se esforzaba por no tocarme, y al final fui yo quien le dije: "-¡cógete, sin ponerte cariñoso pero cógete!, porque nos vamos a dar una "galleta" solo por ir de machotes y, tampoco es plan-".
ver galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosLlevar un pasajero pesado que no quiere cogerse y cambia el reparto de pesos, no es un problema exclusivo de esta moto, ni es un problema tan grave como para extenderse mucho más. Puede que no lo mencionara si la moto no descendiera de quien desciende. Es solo que cualquiera que haya probado una GS de "las de verdad", de esas que son capaces de mantenerse estables aun llevando provisiones para cruzar África, se sentirá algo desconcertado cuando suba de paquete a alguien que pese 80 kilos o más.
En defensa de la Urban G/S, he de decir que la precarga del muelle es ajustable y que, aunque no le quedaba mucho, no estaba a tope en el momento de la prueba. De haber tenido la llave de gancho necesaria, habría intentado endurecerla un poco, aunque se por experiencia que hacerlo no habría eliminado el problema del todo.
El motor
Todas las cosas tienen más de un punto de vista. Quizás el problema de esta moto no sea que la suspensión trasera es blanda. A lo mejor el problema es que la Urban tienen un motor capaz de hacerla rodar mucho más rápido de lo que cualquier parte ciclo apta para circular por pistas de tierra puede aguantar. Después de todo no es un secreto: a la Urban G/S le sobra motor. Puede hacer todo lo que tú le pidas... y probablemente podría mucho más.
ver galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosCon este propulsor, podrías cruzar el África, podrías plantar cara a casi todas las bicilíndricas del mercado en una carrera y también puedes ir a comprar el pan.
Sirve para todo, porque es potente y ágil, pero también es lineal y tiene una magnífica entrega de par.
Si tuviera que describirlo con una palabra, diría que es leal. Sé que es una palabra rara para describir un motor. No me refiero a lealtad que inspira su más que probada fiabilidad... sino a la capacidad infinita de perdonar errores. Puedes salir de un semáforo en tercera, acelerar desde el ralentí sin revolucionarlo previamente, equivocar una marcha de más o de menos y el nunca te abandonará.
No es que yo esté enamorado, es que tengo ex-parejas que me han abandonado por menos.
Su cambio de 6 velocidades, preciso y rápido ayuda a que la Urban sea muy sencilla de llevar.
ver galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosAún sin control de tracción, que es un extra que solo cuesta 381 euros, ni embrague antirrebote, la sensación que te deja es de que: mucho la tienes que liar para que este motor te meta en un apuro. Hagas lo que hagas responde bien... y lo hace con un ruido que enamora, como si hacerlo todo bien no fuera suficiente motivo para alabarlo.
En invierno te calienta los pies... y en verano te los cocina al punto, pero esta es una característica inequívoca de los motores boxer. Malo sería penalizar puntualmente a la Urban G/S por esto.
El motor es exactamente el mismo para toda la gama nineT. Sus 1.170 cc. proporcionan unos más que suficientes 110 CV a 7.750 rpm y entrega 11,8 Kgm de par máximo a 6.000 rpm.
El consumo homologado de 5,3 litros a los 100 km, que en la práctica se acerca muchísimo a los 6 litros cuando haces un uso medianamente deportivo, también es idéntico para todas.
Instrumentación
Montar componentes comunes para una gama tan diversa tiene sus ventajas y sus desventajas. BMW repite aciertos, pero también repite carencias. La más notable de la gama nineT -y concretamente de la Pure, la Scrambler y la Urban que son las que traen un solo reloj- está en la instrumentación, tan básica que da la sensación de ser un poco pobre para lo que motos de este precio podrían ofrecer.
ver galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosEn la esfera del velocímetro, puedes ver los kilómetros totales y parciales, la temperatura del aceite del motor, la hora y poco más. Si no llevas puños calefactables y tienes gasolina suficiente, el cuarto derecho de la pantalla permanece en blanco, para pasar a mostrar un surtidor parpadeante cuando la moto entra en reserva. Cuando esto pasa... también cuenta los kilómetros que llevas hechos en reserva. No está mal, es infinitamente mejor que no saber cuanto hace que ha entrado la reserva y sin embargo es imposible evitar la sensación de que esforzándose muy poquito más, BMW podría decirnos, por ejemplo, cuántos kilómetros podemos hacer con la gasolina que nos queda.
Cualquiera que haya subido recientemente a una KTM, por poner otro ejemplo... sabe que los alemanes van por detrás en este tema. Recién para el año que viene, han anunciado la BMW R1200GS 2018 con instrumentación 100% digital, llamado Connected Ride y que veréis como novedad en nuestras páginas.
Antes o después la instrumentación digital llegará al resto de la gama y puede que cuando llegue yo me arrepienta. No estoy muy convencido de querer ver un iPad cuando me subo a una moto neo-clásica, aunque tampoco habría pasado nada si estas motos informaran del consumo, la autonomía, de la marcha engranada y las revoluciones del motor.
En ciudad
Para muchos, que una moto tenga una apariencia clásica, elegante e intemporal no es importante, o al menos no es definitivo, para escoger una montura con la cual moverse en ciudad. Este tipo de gente, en el mejor de los casos, esquiva los atascos en un scooter. No voy a preocuparme por ellos, y no porque no sean una abrumadora mayoría, sino porque es más que probable que la inmensa mayoría de ellos hayan abandonado la lectura de este artículo hace rato.
ver galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosPara los interesados en moverse por la ciudad con estilo, la Urban G/S es prácticamente insuperable, y no lo digo solo porque sea, al menos a mi gusto, la opción más bonita de una familia de motos que destaca en el catálogo BMW por lo cuidado de su diseño, como es la gama Heritage. También es ágil, manejable y extremadamente fácil de llevar.
Sus 221 kilos, pueden parecer muchos para una persona acostumbrada a moverse en motos más racionales, pero lo cierto es que apenas son 8 kilos más de lo que pesa una Yamaha T MAX.
Tiene el centro de gravedad bajo y gracias a su asiento estrecho permite poner los pies en el suelo con firmeza a cualquiera que haga 1.70 o más, lo que la hace infinitamente más accesible para maniobrar en parado y a bajas velocidades de lo que siempre ha sido la GS 1200 original.
La ausencia de maletas y un asiento trasero sin desnivel ni colín hacen de subirse a la moto una tarea bastante sencilla. Todo el que -como yo- alguna vez haya sentido el crujido de un pantalón al levantar la pierna lo agradecerá en silencio (para que los demás no se rían).
ver galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosEl radio de giro es bueno y podría ser mejor, porque tanto los puños como las barras libran bastante del depósito con la dirección girada completamente. Sin embargo los topes no son regulables, lo que implica que el ángulo máximo de giro no se pueda modificar.
Supongo que la limitación del radio de giro viene dada por el recorrido del amortiguador de dirección. Es un detalle que no llega a ser incómodo, porque la moto puede dar una vuelta en U en una calle estrecha sin maniobrar. Es solo que cuando lo intentas (no lo intentes, que está prohibido!) sorprende llegar al tope cuando la distancia de las manos con el depósito incita a creer que el manillar todavía podría girar un poco más.
Conclusión
Normalmente empiezo los artículos justo al revés. Es decir: si algo no ha sido del todo de mi agrado lo digo al principio y me guardo las virtudes para la conclusión, porque creo que escribir de esta forma deja mejor "sabor de boca" a los lectores.
He escrito este artículo pasando de estrategias. Empecé declarando mi amor incondicional, para acabar confesando, que si bien es una moto muy buena, tiene pequeños fallos como cualquiera.
ver galeríaBMW nineT Urban G/S: Para nostálgicosA los enamorados, nos dan igual los pequeños errores. Quien te quiera, te los sabrá perdonar... y quien no se comprará un scooter. A estos últimos no podré convencerlos de que moverse por ciudad con una moto de casi 14.000 euros es una decisión razonable.
Para mi la decisión está tomada y tiene poco que ver con una decisión racional. Después de todo, como dijo un filósofo francés: El corazón tiene razones que la razón no entiende.

4 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...