PuntApunta 2017: Reflejo de éxito

PuntApunta 2017: Reflejo del éxito

David Remón Paracuellos

Esto no hay quien lo parever galeríaPuntApunta 2017: Reflejo de éxitoPuntApunta 2017/ Foto: Keko Ochoa

De todas las locuras a las que uno se puede apuntar como aficionado a la motocicleta, esta del PuntApunta es una de las más aconsejables que hay dentro de la oferta en nuestro país, independientemente de la marca de moto que tengas, aunque sea BMW Motorrad la creadora de esta aventura.. Realizar muchos kilómetros en buscas de las sensaciones y de la misma resistencia personal, es algo que satisface y mucho a gran parte de los “riders” de nuestro país. Y a las pruebas nos remetimos cuando hablamos de este tipo de eventos de largos kilometrajes en una jornada, donde las listas de inscripciones se agotan en días e incluso en horas: Rider1000, Rodi Book, Penitentes o el mismo PuntApunta. Ahora acaba de aparecer otro de este estilo, la CROM Ride en la que también estaremos presentes en su año inaugural, todo buscando esa mezcla de descubrir parajes bellísimos con el ritmo constante de la ruta: sin correr, pero sin dormirse…

Este año estuvimos en otra nueva edición del PuntApunta en su 4º edición y como es usual, cambié la moto en la que rodar respecto a las tres ediciones anteriores. Aprovechar una ruta de estas características para valorar una novedad es ideal… Si el primer año fue sobre una R 1200 GS Adventure, el segundo sobre la S 1000 XR y el tercero en la R 1200 RT, este fue sobre la última K 1600 GT, la misma unidad que probamos para vosotros de manos de Paulino Arroyo. Una moto de pruebas que aportaba de serie un equipamiento extra muy interesante a la ya bienvenida novedad de la marcha atrás, donde se sumó el parabrisas más elevado derivado de la GTL y el top case que aumentó con creces su ya alta capacidad de carga. Con sus 319 kilos en orden de marcha, cargada hasta las cejas y con el que suscribe encima, se superan circulando los 400 kilos, una moto que nada tenía que ver con lo que hasta ahora había llevado, teniendo en cuenta las carreteras por dónde íbamos a transitar… Y aunque la organización del PuntApunta se cuide en salud por la seguridad de todos los integrantes de la caravana de motos, este año la sorpresa estuvo en que los tramos de tierra fueron para todos, sin opción a cambios. Eso no hubiese sido problema si no hubiese sido porque en la primera jornada la pista estaba embarrada o que el séquito de motos era de “solo” 750, con un total de 850 “censados en las listas”, esos 100 extras en forma de pasajeros.

ver galeríaPuntApunta 2017: Reflejo de éxitoPuntApunta 2017Si las dos primeras ediciones fueron atravesando España del Mediterráneo al Atlántico adentrándonos en Portugal, desde el pasado año para no hacerlo repetitivo se alteró. En 2016 inauguró la nueva travesía de forma de Sur a Norte de España, así que este año tocaba realizarlo al revés, de Norte a Sur. Salimos de Santander, pasamos por Segovia hasta la primera etapa, hasta Ciudad Real en la segunda y finalmente hasta Estepona en la tercera y última. Un evento que como siempre capta a un montón de adeptos al placer de la ruta y al turismo sin ningún tipo de espíritu deportivo ni se premia por llegar antes, al contrario... En esta edición se volvió a repetir el bajo índice de incidentes, en parte por la climatología que no fue la del pasado año, donde cada día llovió: nunca había realizado tantos kilómetros bajo el agua, de los 4.200 totales fueron 3.500 pisando agua…y en algunos momentos torrencialmente. En esta edición y excepto en el día de la convocatoria y la primera etapa hasta media tarde, el buen tiempo y el calor acompañó a los riders y eso además de agradecerse, consiguió minimizar los accidentes.

Impacientes…ver galeríaPuntApunta 2017: Reflejo de éxitoPuntApunta 2017

Como bien me comentaba Alexander Von Scheidt, director de BMW Motorrad España, las 750 plazas se agotaron en poco más de unas horas: simplemente se bloqueó el sistema de la demanda que hubo en tan poco tiempo… El boca a boca de esta experiencia, el hecho de que se acepte a cualquier marca de moto y además se anunciase mejor tiempo que el pasado año, creo que fue el desencadenante de que el público reaccionara así. No es de extrañar entonces que en listado de inscritos se presentaran ya no solo españoles y portugueses como representantes extranjeros, sino que 12 nacionalidades más llegaran hasta aquí para recorrer los más de 1.500 que supone esta aventura entre amigos: Francia, Alemania, Italia, Inglaterra, Bélgica, Andorra, Estonia, México, Países Bajos, Polonia, Uruguay y Brasil también estuvieron representadas. El interés llegó hasta colectivos como el de sordomudos, donde más de una veintena de ellos llegados de Córdoba se apuntaron por primera vez, por lo que la organización introdujo un intérprete de signos para no se perdieran ni una coma de los briefings.
Con tres días por delante, la organización muestra que cada vez está mejor preparada dada su experiencia de años anteriores. De hecho, la misma será la responsable de preparar el próximo Espíritu GS, el PuntApunta que atravesará Marruecos de extremo a extremo con un recorrido de 70% por carreteras y 30% por pistas. Os adelantamos que será solo para modelos GS de la marca, en octubre 2017 y que está gestionado desde la misma BMW Motorrad en Alemania: la convocatoria es internacional.

Y el día llegó y de qué manera… Con todas las ganas de reencontrarme con los que nos convocamos allá, tanto amigos de la prensa como los conocidos en pasadas ediciones, partimos rumbo a Santander con la fastuosa K 1600 GT. La verdad es que este año salimos más justos que en otras ediciones y eso confieso que ya no me gustó. Salir con la angustia de que tenemos que verificar la moto y pasar por los trámites de la inscripción mientras saludas a la gente que te reencuentras, no se hace en media hora. Pero detrás del enorme parabrisas de la seis cilindros, te sientes no solo protegido, sino que poco te importan los kilómetros aunque sea por las aburridas vías rápidas. Así que “Control Cruise” y a seguir desde Barcelona camino Logroño. Todo acaecía la mar de bien hasta que llegamos al País Vasco donde ya a través de las noticias de la radio de la moto, había oído que el mal tiempo estaba frente a nosotros. Me metí de pleno en el ojo del huracán, pero antes paré en un área de servicio mientras soplaba un viento huracanado que me hacía prever que estábamos a punto de pisar agua, para ponerme el mono de agua. Y así fue. Entre el fuerte viento de costado y la lluvia torrencial, tuve que aminorar prudentemente el ritmo, observando que llegaría justo para el meeting de la organización. Normalmente te cruzas con más motos cuando ya quedan pocos kilómetros, pero esta vez no fue así. En Bilbao me cayó la del pulpo y siguió lloviendo, pero ya sin tanta intensidad hasta la ciudad santanderina…

ver galeríaPuntApunta 2017: Reflejo de éxitoPuntApunta 2017
Fui directamente al lugar de convocatoria para el primer briefing de la organización, sin pasar antes por el hotel como siempre había hecho. A mi llegada, el parking del Palacio de Deportes de Santander estaba lleno de motos, así que me apresuré a darme de alta con la consecuente bolsa que se entrega al participante. En ella nos encontramos el importante pasaporte donde nos firmarán los pasos por los controles, el dorsal, la camiseta de recuerdo, la botella de aluminio para introducir el agua del mar que llevaremos del Cantábrico al Mediterráneo y la pulsera de rigor para el acceso a los recintos predispuestos para los inscritos. Allí la alcaldesa de la ciudad, la Sra. Herrera, nos dio la bienvenida junto al máximo responsable de BMW Motorrad España, Alexander Von Scheidt, que este año sí se sumaba a la caravana de motards realizando la ruta completa: por motivos de agenda en otras ocasiones solo pudo rodar un día.
Después de recibir las observaciones de la organización en forma de seguridad y funcionamiento del evento de los tres días, la advertencia de cuidado con lo que dejamos en las motos me quedó claro solo llegar. Al salir, mis veteranos guantes chorreantes del viaje que dejé olvidaos en el asiento, ya no estaban… Suerte que uno es previsor…

1º etapa (Santander-Segovia): 530 km

Como siempre, por la tarde y cuando se sella el último control de la etapa, se hace entrega del roadbook con el recorrido del día siguiente para poderlo preparar: se asegura así que, para todos, la ruta no es conocida. En este caso fue el día de la verificación de la moto y del alta a nuestra llegada cuando nos dieron el del primer día, con opción de recibirlo en formato rollo para los roadbook profesionales al estilo Dakar, o por páginas metido en la bolsa sobre depósito… Touratech, uno de los patrocinadores junto a Repsol, Metzeler y Nautalia, daba la posibilidad de tener uno de esos sistemas profesionales para la lectura del rutómetro, mientras que la marca de neumáticos asiste a los moteros durante los tres días para cambios o arreglos.ver galeríaPuntApunta 2017: Reflejo de éxitoPuntApunta 2017

Salimos de Santander a primera hora de la mañana “disfrutando” del atasco mañanero de la gente que se iba a trabajar y todo ello con la insistente lluvia que no calmó los ánimos en toda la noche anterior. Camino de Segovia, nuestra compañera lluvia con la que nos recibió en Santander, siguió con nosotros hasta bien avanzada la tarde. Pero como al mal tiempo buena cara, nos fuimos a recoger el agua del mar Cantábrico a la playa del Sardinero, justo antes del primer control de sellado, en el concesionario oficial de la marca Grunblau Motor.

La tremendamente bella costa cantábrica es ideal para rodar en moto, aunque en estas condiciones de lluvia no me encantó y menos con la cúpula opcional que aportaba mi K 1600 GT. Se llena de gotas junto con el casco y como suele ocurrir en estas ocasiones, muy dada en las grandes GT americanas, se ve con dificultad. Mi solución pasó por subir al asiento de las dos posiciones que tiene, de manera que así conseguía ver por encima de la cúpula: menos estabilidad maniobrando, pero muchísima mejor visibilidad. Por cierto. Bendita marcha atrás que aporta este modelo de serie, dado que cargada hasta arriba y llegando de puntillas, sin ella y maniobrando en los modelos anteriores, lo hacía a la velocidad de un caracol y con inseguridad…ver galeríaPuntApunta 2017: Reflejo de éxitoPuntApunta 2017

El punto más frio de todo el PuntApunta 2017 quedó en la Cuevas del Solplao con lluvia incluida: unos 4ºC. Aunque sus pocos más de 500 metros de altura sobre el nivel del mar no asustasen, la verdad es con esa temperatura el tentempié caliente que se entregó por parte de la organización, entró muy bien.

Una de las características de este año fueron las pistas. En esta edición nadie se salvó de ellas y en este primer día hubo una muy problemática para las motos de gran tonelaje como la mía… No era especialmente larga, pero sí que se hizo. A simple vista parecía perfecta por su superficie bien plana, pero la lluvia la había ablandado totalmente y estuve en varias ocasiones de irme al suelo. Sé que después de mí, todavía se complicó más por el paso de las motos e hizo que alguno mordiera el polvo… pero casi en pasado. De hecho, era casi imposible no ir con ambos pies fuera de las estriberas esperando lo peor…

Antes de llegar a Segovia me encontré con otra pista, pero esta era más corta y con el piso duro, así que no hubo problema en sortearla y, eso que iba con pasajero… Pues sí, Iolanda Filella, la mujer de Miquel Quintillà (R 1200 GS Adventure) quiso probar la exuberante plaza de la impresionante GT, que por cierto le encantó. Junto con ellos, este año compartí todas las jornadas de kilómetros y risas con los también periodistas Keko Ochoa (R 1200 GS Adventure), Oriol Gabaldà (R 1200 RS), Iván Solera (R 1200 GS) y los amigos de Lleida Ramon Barberà y su mujer Montse a lomos de otra R 1200 GS Adventure.ver galeríaPuntApunta 2017: Reflejo de éxitoPuntApunta 2017

Después de esta jornada de 500 kilómetros con esos tramos de “off road”, la moto quedó hecha una pena. Más parecía una moto todoterreno que de carretera, así que a la llegada le tocó un lavado en una gasolinera para estar elegante al día siguiente. Pero antes fuimos a sellar el último control para recibir también el nuevo itinerario del día siguiente, el que nos llevaría hasta tierras de Ciudad Real.

2º etapa (Segovia-Ciudad Real) 554 km

La mañana despertó muy diferente a la anterior. Fresquita pero ya se preveía que sería calurosa… Venía una etapa de largas rectas y también curvas, salpicada de otra pista… Esta vez sería polvorienta por la sequía reinante en la zona, así que aquí no tuve tantos problemas con el volumen y peso de la GT. Me lo tomé con calma, pero salí airoso de esa pista que era bastante más larga que las dos anteriores, aunque con pronunciadas bajadas…

La parada de recuperación fue bajo un duro sol en Segurilla, donde personalmente no me entraban las alubias que nos habían preparado… Así que me tomé la libertad de comprarme un bocadillo en el mismo bar de la plaza, con refresco y un cafetillo….ver galeríaPuntApunta 2017: Reflejo de éxitoPuntApunta 2017

Ya camino del Parque Nacional de Cabañeros y con un precioso tramo de curvas, variamos nuestro itinerario tal y como la organización había comentado para aquellos que no quisieran los tramos rotos de la parte más alta del recorrido. Nuestro grupo con dos motos con pasaje y yo mismo con la gran GT, ya teníamos suficiente con pasar por las pistas de tierra, así que sabiendo que aquellas carreteras con las últimas lluvias no iban a estar bien, preferimos la ruta alternativa que acortaba algo el camino, unos 25 kilómetros menos. Así que llegamos a la mencionada pista, que excepto en un tramo muy puntual un poco más roto y en pronunciada bajada, el resto se podía hacer perfectamente con la GT. Quizás ahora por esos lugares donde no había llovido desde hacía días, el problema más acentuado fuese el polvo, así que mejor no rodar en grupo, por lo menos seguido.

Y llegamos a Ciudad Real antes de que abriesen el último control de sellado que estaba en la bonita Plaza Mayor de la ciudad. Precisamente por haber recortado y no haber perdido demasiado tiempo comiendo, llegamos por primera vez en estos cuatro años los primeros a un control… Con otro día de mucho calor, accedimos al interior de la plaza en el momento que los agentes municipales nos dieron luz verde. Allí, con las motos aparcadas en el centro, sellamos el pasaporte y recogiendo el rutómetro del día siguiente, nos dirigimos a una de las terrazas de los bares de la plaza a refrescarnos mientras veíamos como llegaban los otros participantes. Después de la oportuna ducha en el hotel, volvimos caminando hasta la plaza para además de escuchar el rutinario briefing, ver como el responsable de Marketing de BMW Motorrad, David Canosa, hacía entrega de un recuerdo a la alcaldesa de la ciudad, Pilar Zamora, al estilo de los entregados como Finishers a los participantes. En esta jornada realizamos unos 520 kilómetros…

3º etapa (Ciudad Real- Estepona): 510 km

Este también fue un día de pasar calor y no perdí un momento en abrir las branquias que aporta la gama K para no achicharrarme detrás de su amplio carenado.ver galeríaPuntApunta 2017: Reflejo de éxitoPuntApunta 2017

Salimos hacia Córdoba para pasar por el primer control de sellado. Con la tranquilidad que sugería la ruta de tantos kilómetros, llegamos a otro de los puntos de control justo antes de entrar a la ciudad. Bajo un abrasante sol pero gracias improvisada terraza tapada por carpas, pudimos comer la paella o el salmorejo que nos ofreció la organización ante la mirada de los curiosos. Nos sobró el paso por la ciudad, donde el lento ritmo por el tráfico y semáforos, agobió todavía más por el excesivo calor. Hasta allí una bonita ruta de curvas nos hizo disfrutar de lo lindo, pero el hecho de que fuera sábado ya hizo aumentar el volumen de tráfico por esas carreteras.

Uno de los puntos que más curiosidad me despertó fue Setenil de las Bodegas, un pueblo esculpido bajo la misma roca de la montaña donde su piedra hace de tejados en las viviendas de sus habitantes. Su desnivel es sorprendente y junto con el empedrado, lo hicieron dificultoso de circular y más, con la cantidad de turismo existente por su pintoresco aspecto: menos mal que no llovía, porque ese tipo de suelo a base de piedra y en mojado, hubiese sido un problema para las motos. Entre las anécdotas de la jornada la primera fue la del pinchazo en la moto de Ramón, que gracias al sugerido kit repara pinchazos, perdimos más tiempo buscando aire para poner la moto a su presión que propiamente a reparar el mal…

Nuestro siguiente punto a través de la Sierra de Cádiz, fue la también bella población de Ronda, allí donde se encuentra el espectacular Circuito de Velocidad de Ascari. Por un momento y siguiendo la estela del “road líder”, o era Miquel o era Ramón, creí que tomaríamos la carretera que va hacia Marbella, pero no fue así. Tomamos una retorcida y entretenida comarcal de diferentes calidades de asfaltos muy divertida, aunque quizás demasiado contrastada entre los que tenían buen agarre y los que no, con algún que otro aviso por parte de la electrónica de la K.ver galeríaPuntApunta 2017: Reflejo de éxitoPuntApunta 2017

Al final llegó el esperado encuentro con la playa Mediterránea, donde en el paseo marítimo en el mismo Estepona, los agentes municipales dejaron espacio para que todos los “riders” pudieran aparcar las monturas para poder verter el agua cantábrica allí… Pero todavía teníamos que sellar el último paso, precisamente donde oficialmente acababa el PuntaApunta 2017, en el Recinto Ferial de Estepona, donde se nos haría entrega de una bonita placa de Finisher.

No os voy a negar que, si te gusta el compañerismo, el turismo y la ruta, esta fórmula es perfecta, tengas la marca que tengas o el modelo que sea de moto… Es una experiencia que no olvidarás y eso BMW lo sabe, por eso su llamada cada año es superior y cada nueva edición se aporta algo más. Si eres de los que te gusta rodar en pareja, también estaréis muy a gusto. Solo es cuestión de que se aguante bien sobre la moto, porque al final de las 8 o 10h al día de media, no se baja circulando sobre ella. ¿Nos vemos en la próxima?