BMW C 650 Sport / GT

BMW C 650 Sport / GT

Javi Millán

14 votos

Escuchando a los clientes…ver galeríaBMW C 650 Sport / GTPresentación BMW C 650 Sport / GT Valencia

Con esas palabras empezaba la presentación de las versiones 2016 de la gama scooter de BMW. Los C 650 Sport y GT llegan con pequeños pero numerosos cambios, tanto mecánicos como de diseño, con el fin de ganar adeptos y cuota de mercado. No obstante, su objetivo real es batir al todopoderoso Yamaha T-Max, modelo que año tras año se mantiene como la referencia entre los maxiscooter. Para ello deberían duplicar las ventas con estas nuevas versiones, algo complicado -a priori- pero no imposible. 

Está claro que con la actualización de estas versiones se pretende aumentar ese 27% de cuota de mercado registrada en 2014 y el programa Select de financiación es toda una ayuda. Más si cabe en estas primeras unidades de lanzamiento que llegarán a los concesionarios a partir del día 5 de diciembre con una gran oferta y el "paquete alta gama” incluido. ver galeríaBMW C 650 Sport / GTPresentación BMW C 650 Sport / GT Valencia

Tras el “fiasco” que supuso en 2001 el C1, primer scooter de la firma bávara y que se adelantó en el tiempo, no fue hasta 2012 cuando decidieron volver a la carga. Pero aquella vez no con un concepto revolucionario, nada de estridencias. Un moderno y deportivo diseño junto a una base mecánica potente, adaptada un chasis tubular y un equipamiento completo serían sus cartas de presentación. Así nacieron el C 600 Sport y el C 650 GT. Básicamente iguales, pero enfocados a públicos diferentes. La versión más deportiva quería atacar la hegemonía del Yamaha T-Max y con el segundo a modelos más burgueses como el Suzuki Burgman 650… Como es normal en cualquier producto nuevo, los problemas de juventud mellaron el arranque de un ambicioso proyecto en un nicho de mercado poco conocido por BMW. Pero como marca puntera, decidieron escuchar a los clientes. En definitiva intentar mejorar su producto con la ayuda de ellos y el resultado son estas nuevas versiones 2016.ver galeríaBMW C 650 Sport / GT

Por fuera y por dentro

Dos versiones que han sufrido cambios significativos tanto en el diseño -más plausibles en el Sport- como mecánicas, con el fin de refinar aquellos aspectos mejorables y potenciar otros estéticos y funcionales. Con todo ello se ha conseguido mantener el ADN propio de BMW, incluso acercando sus aspectos a modelos como la S 1000 RR o la K 1600 en los diferentes casos. En este sentido los trazos maestros del C 650 Sport han aumentado en líneas y aristas, sobre todo en los paneles laterales delanteros y frontales. Ahora se muestra más deportivo, más agresivo exteriormente. Desde el puesto de conducción también se pueden ver ligeros cambios, como una nueva instrumentación, un recubrimiento del manillar con estilo automovilístico y acabados cromados para los tiradores de las tapas de los compartimentos. Por su parte el asiento posee un nuevo tapizado con costuras vistas y existen tres opciones en función de la altura necesaria, entre los 780 y 800 mm en el caso del Sport y 785 y 805 en el caso del GT.

Por lo que respecta al GT exteriormente presenta cambios menos apreciables. Si bien los laterales traseros de la carrocería han sido ligeramente modificados, los nuevos espejos retrovisores, forman parte de los cambios más visibles. Unos espejos que ahora ofrecen menores vibraciones y mejor visión trasera. Junto a estos, una de las principales novedades: el asistente de vista lateral (ASV) en opción y que avisa de la proximidad de vehículos a nuestro alrededor en los ángulos muertos. El sistema básicamente actúa mediante cuatro sensores  -dos delanteros y dos traseros- y siempre y cuando se circule entre 25 y 80 km/h y con una diferencia máxima de 10 km/h del vehículo que se aproxima. En el práctica -y como pudimos comprobar- un triángulo de peligro se ilumina de forma fija y si pulsamos el intermitente en ese momento comenzará a parpadear para avisar de manera más contundente. No obstante esto es un sistema de seguridad solo opcional en la versión GT, equipando de serie ambas versiones en esta edición 2016 el ABS y ASC -control de estabilidad que la generación anterior no estaba presente-. ver galeríaBMW C 650 Sport / GT

Pero las mejoras del GT no acaban aquí, también incluye como en la versión Sport, el mencionado recubrimiento del manillar, una nueva instrumentación, el logo “GT” bordado en el respaldo del asiento, nuevos revestimientos y granulados de alta resistencia, además de un piloto trasero de una sola pieza y derivado de la K 1600 GT.

Caja de cambios evolucionada

Todo eso por lo que respecta a la parte estética, seguridad y funcional. Pero ahora toca el turno a la caja de cambios y el embrague. Los clientes demandaban mayor suavidad, instantaneidad menos brusca en el primer golpe de gas y para ello se han trabajado en nuevos reglajes del cambio continuo CVT. Por un lado el embrague se ha mejorado gracias a la utilización de muelles más suaves y superficies de fricción optimizadas. Y por el otro lado el cambio recibe unos nuevos rodillos algo más pesados y las relaciones de transmisión se han variado, obteniendo una relación más corta a baja velocidad y aumentando el desarrollo final. Con esto la velocidad punta que alcanzan se incrementa en 5 km/h, situándose el tope en 180 km/h. Aunque ofrecen la misma potencia de la anterior generación, es decir 60 CV, la curva de esta y el par son más lineales, sin picos, siendo el resultado una disminución de dicho par en 3 Nm. 

Cumplir la normativa EU4 de emisiones contaminantes y la ECE R41 acústica se ha conseguido también con estas nuevas versiones gracias a una nueva gestión electrónica y el sistema de escape al completo. Con este último se ha reducido el peso en 1 kg. Estéticamente hablando destacan las formas del silencioso en dos volúmenes lo que se traduce en un aspecto más deportivo. En cualquiera de los dos modelos el sonido es ahora diferente, ellos dicen más grave, aunque en mi opinión -después de oírlos en directo- no es que sea más grave, sino más agradable de escuchar, sin las estridencias de la anterior generación, en definitiva, algo menos ruidosos.  Lo mejor de todo es que el voluminoso catalizador situado de la zona baja ha sido sustitudo por otro integrado en el nuevo colector. Además, es destacable que gracias al nuevo sistema de transmisión se han espaciado los intervalos de mantenimiento, sobre todo en el caso de la cadena que ahora sufre menos y permite estirar más su utilización. ver galeríaBMW C 650 Sport / GTPresentación BMW C 650 Sport / GT Valencia

Otro de los apartados revisados han sido las suspensiones.  Con el fin de mejorar el confort, manteniendo un comportamiento ágil y seguro, la dureza de los elementos elásticos de la suspensión se ha suavizado un 10%. En este sentido se ha mejorado el acceso para regular la precarga del amortiguador trasero. Por último cabe destacar que se ha revisado también la posición del caballete central y la geometría. Con ello se ha conseguido reducir la fuerza necesaria para levantar el scooter, en torno al 30%. 

Toma de contacto

Para la ocasión BMW nos citó en la ciudad española de Valencia que nos esperaba con un tiempo caluroso para la época otoñal. Unos 30º de temperatura a mediodía nos acompañarían durante la toma de contacto con ambos modelos. Fuimos divididos en varios grupos y en mi caso empecé con la versión Sport. Todas las unidades presentes eran color -llamado precisamente como la ciudad- Naranja Valencia, aunque también se comercializarán en otras dos tonalidades: Negro Blackstorm y el Blanco Lightwhite. 

El recorrido no fue muy extenso en cualquiera de los casos y tan sólo pudimos rodar unos 20 km con cada versión. Un recorrido mixto por ciudad en su mayoría y que ya nos dio una idea de uno de los cambios más importantes en estas versiones: el sistema de transmisión y el embrague. Efectivamente desde parado se nota una mayor rapidez de acople del embrague y ello permite salir de los semáforos de manera más fluida y suave. Al mínimo gesto en el puño del acelerador el C 650 Sport está en movimiento, sin el golpe seco de la anterior generación. Por otro lado en cuanto a la disminución de la dureza de las suspensiones, su apreciación resulta algo más complicada. Sí es cierto que rodando sobre asfalto en buen estado el cambio no se nota y tan sólo cuando te encuentras con juntas de dilatación o baches sí puedes llegar a apreciar la menor resistencia de los muelles. ver galeríaBMW C 650 Sport / GT

El tacto del motor parece menos rugoso y parte de esa sensación es provocada por los cambios realizados tanto en la transmisión como en el escape. En relación a este último y como ya he adelantado, suena mejor, por supuesto, pero más allá de la mejora de sonido, sus decibelios parecen haberse reducido y eso es agradable aún más en la versión burguesa, el GT. 

Un detalle que no me gustó en esta primera unidad que probé fue el tacto o la entrada del control de tracción. Demasiado brusco para lo que estamos acostumbrados en otro tipo de motocicletas de última generación. Y tampoco me gustó el tacto del freno trasero, con poco mordiente e interferido continuamente por el sistema antibloqueo. No obstante, dicha sensación cambió en el momento de subirme en el más voluminoso GT, así que posiblemente se tratase de una unidad algo castigada por otros compañeros de prensa de otros países. ver galeríaBMW C 650 Sport / GTPresentación BMW C 650 Sport / GT Valencia

El GT, más señorial

Como en la anterior generación la versión GT ofrece ese plus de capacidad de carga respecto a la versión Sport y también una sensación de protección algo mayor. La versión más burguesa recibe también todas las mejoras mecánicas y funcionales además de otros sistemas opcionales como es el asistente de visión lateral. Todas las unidades puestas a nuestra disposición (eran en color Frozen bronce y como en el Sport también están disponibles en Negro y Blanco) lo incorporaban y, he de ser sincero, en mi opinión lo percibo como el comienzo, más como un primer paso para el futuro, que un elemento imperativo en un scooter. Más que nada porque la visión por los nuevos retrovisores es muy buena y poco ángulo muerto dejan y por otro lado, un buen conductor normalmente gira ligeramente la cabeza hacia un lado otro en las maniobras. No obstante, para aquellos más perezosos y que confían plenamente en los espejos, el sistema de aviso, sin duda, que les será de muy buena ayuda. Resulta curioso que solo se haya calibrado para funcionar entre 25 y 80 km/h y durante los 20 km que pudimos probar esta versión, me quedaron algo de dudas sobre su sensibilidad… Habrá que probarlo más a fondo.ver galeríaBMW C 650 Sport / GT

De lo que no me han quedado dudas es que la mejora de sonoridad y suavidad de funcionamiento le ha venido incluso mejor que a la versión Sport. El GT es menos tosco y hace mayor honor a su apellido. Más si cabe manteniendo la buena capacidad de carga de la primera generación. Y en la unidad que probé en concreto me gustó más el tacto de los frenos y el control de tracción. 

Como buenos BMW…

En definitiva, efectivamente han mejorado, sutilmente pero lo han hecho. Además son más seguros gracias a la incorporación de elementos como el ASC de serie o el ASV opcional para el GT. Algo más suaves en su conjunto del motor, más confortables en cuanto a suspensiones y por supuesto con un gran volumen de opciones como suele ser habitual en el catálogo de la firma bávara. No, no nos olvidamos de los más noveles y poseedores del A2, porque también habrá la correspondiente versión limitada a 35 kw ó 47 CV… ver galeríaBMW C 650 Sport / GT

Packs opcionales:

Paquete Alta Gama (opción 198)

C 650 Sport (Luz diurna LED, asiento calefactable, puños, RDC, Intermitentes LED) 1.060,05 €

C 650 GT (Asiento calefactable, puños, RDC) 648,43 €

Paquete Alta Gama con asiento bajo (opción 262)

C 650 Sport (Luz diurna LED, puños calefactables, RDC, Intermitentes LED) 879,61 €

C 650 GT (Puños calefactables, RDC) 479,27 €

Paquete de Seguridad (solo para C 650 GT)

Luz diurna LED, asistente vista lateral 552,58 €

14 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...